Continúa ola de violencia en Irak

BAGDAD (AFP).- Irak contaba sus muertos este lunes, después de los atentados suicidas que enlutaron al país en los tres últimos días, el más grave de los cuales dejó por lo menos 83 muertos el sábado al sur de Bagdad.

Catorce personas, entre ellas siete policías y tres soldados, murieron este lunes en diversos ataques en Irak, mientras se inauguró en Jordania una conferencia internacional para tratar de relanzar las ayudas a las autoridades del país.

El primer juicio del ex dictador de Irak Saddam Hussein, acusado de haber ordenado la matanza de chiítas en 1982, comenzará como muy pronto en octubre o noviembre próximos para poder cumplir los plazos de la legislación iraquí, afirmaron el lunes dos de sus abogados.

El último balance del ataque suicida del sábado por la noche se estableció en 83 muertos.

“83 personas murieron, de las cuales 65 hombres, cuatro mujeres y 14 niños. Hay también 151 heridos, entre ellos 98 hombres, 5 hombres, 16 niños y 32 ancianos”, dijo a la AFP el director del hospital general de Hilla, Mohamed Diah.

La matanza la provocó un kamikaze que hizo estallar su camión cisterna cargado de gas cerca de una mezquita en Musayeb, ciudad situada a 60 km al sur de Bagdad. Fue uno de los atentados más mortíferos cometidos en Irak desde la caída de Saddam Hussein, en abril de 2003.

Tras el atentado, el Osservatore Romano, órgano oficial del Vaticano, denunció este lunes “la furia asesina de Al Zarqaui”, presunto representante de la red terrorista Al Qaida en Irak.

Por su parte, en su primera entrevista concedida a un medio de comunicación occidental, el jefe radical chiíta Moqtada Sadr consideró legítima la resistencia a la ocupación en su país.

“La resistencia es legítima a todos los niveles, ya sea religioso, intelectual, y otros”, afirmó el joven dirigente chiíta en una entrevista a la cadena de televisión británica BBC que será difundida el lunes por la noche.

“Los soldados estadounidenses hacen mucho mal a los iraquíes y a los pueblos de la región”, afirmó el guía supremo iraní, el ayatolá Ali Jamenei durante la visita histórica del primer ministro iraquí Ibrahim Jaafari a su país.

El domingo, en una declaración al canal de televisión norteamericano CCN, el ministro de Defensa británico, John Reid, afirmó que su país podría comenzar a retirar “gradualmente” sus tropas de Irak en los próximos 12 meses, si los iraquíes eran capaces de garantizar su propia seguridad.

Según un informe del Royal Institute of International Affairs, más conocido como Chatham House, un prestigioso centro de investigaciones de Londres, la guerra en Irak “dio un nuevo impulso” a Al Qaida e hizo que Gran Bretaña fuese muy vulnerable a atentados como los perpetrados el 7 de julio en Londres.

En Jordania, los representantes de más de 60 países y organizaciones internacionales, incluyendo a las agencias de la ONU y el Banco Mundial, se reunieron para tratar de reanudar la ayuda a Irak, a pesar de la violencia.

El ministro de Planificación iraquí, Barham Saleh, recordó en la apertura de esta reunión, que se celebra en la localidad turística jordana de Shuneh (oeste), en el mar Negro, las dificultades que atraviesa cada día el pueblo iraquí incluso para acceder al agua o a la electricidad.

“No podemos hacer como si todo fuera bien. Es hora de que cambiemos las cosas para el pueblo iraquí”, dijo. “Si sólo podéis retener un mensaje hoy, que sea este: por favor, ¡Actuad ya!”.

Como respuesta casi inmediata recibió la decisión del Banco Mundial de desembolsar préstamos por valor de 500 millones de dólares para Irak, por primera vez desde 1973, según un comunicado publicado en Jordania por la organización financiera.

“En respuesta a una petición del gobierno iraquí, hasta 500 millones de dólares en préstamos preferenciales van a estar disponibles durante los dos próximos años para financiar proyectos de desarrollo en los sectores prioritarios”, según el texto.

En el plano judicial, uno de los numerosos abogados de Saddam Hussein, Emmanuel Ludot, declaró el lunes en París a la AFP que el juicio del ex dictador “no tendrá lugar antes de octubre o noviembre”.