Contra la regresividad impositiva

http://hoy.com.do/image/article/329/460x390/0/43506668-2D4C-4473-A5B8-B1B19CA783B3.jpeg

POR AMARILIS CASTRO
El secretario del Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO), en Puerto Rico, favoreció que en la República Dominicana se apliquen mecanismos para reducir la regresividad de los impuestos.

Alejandro García Padilla  explicó que en la vecina isla recientemente fue eliminado un arbitrio  de 6.6%, que producía un efecto en cadena que al consumidor  se le traducía  en un 12%.

Añadió que este fue sustituido por uno de 7% y que se le encomendó al DACO que los productos bajaran de precio, con lo que se consiguió que pese a crearse un nuevo arbitrio, los precios de los productos bajaran. 

El funcionario  destacó que un impuesto es  regresivo cuando el que gana menos paga más porcentualmente, debido a que más por ciento de sus ingresos se van al impuesto. Consideró que República Dominicana debe seguir el modelo de lo que se ha hecho en Puerto Rico.

Citó como ejemplo la entrega de una tarjeta de banco en la que se acreditan los fondos de beneficencia social y que es entregada a la población puertorriqueña de menos ingresos, donde el beneficiario de la misma, a la hora de pagar con su tarjeta, no tiene que pagar impuestos.

 “Los servicios médicos hospitalarios y  las propiedades o inmuebles están exentos. En ese sentido, tratamos de salvaguardar  los bienes básicos que las personas pobres tienen versus los no pobres.  Ahí tratamos de eliminar o reducir  la regresividad y los hacemos más progresivos”, explicó García Padilla.

También consideró importante mantener un impuesto porcentual que se redujo un poco, como es el de la contribución sobre  ingresos, es decir, mientras más ingresos recibe un ciudadano mayor será la aportación.

Manifestó que las penalidades  con los comerciantes en Puerto Rico son drásticas y que se les pueden imponer y cobrar multas hasta un máximo de  U$10,000.

Agregó que también se estudia la posibilidad de aumentar las sanciones  de hasta U$25,000 por infracción y que él favorece este aumento punitivo para los que violen las leyes reglamentarias.

Resaltó que a pesar de la imposición de penalidades, los consumidores no están privados  de ejercer el derecho de acciones independientes, incluyendo reclamar en daños y perjuicios.

García Padilla afirmó que aunque muchas veces son criticados por ser severos, esta es la manera de enseñar al comercio que debe actuar dentro de márgenes racionales.

“Aspiro a que pro-consumidor se dé en la República Dominicana y que los comerciantes dominicanos entiendan, como han entendido los comerciantes puertorriqueños,  que un pro-consumidor fuerte, activo, con poder y con la posibilidad real de ejercer  el poder,  crea confianza en el consumidor y de esta forma la economía se acelera  por la confianza”, explicó.

Resaltó que “cuando el consumidor se enfrenta a lo que entiende es una  competencia  más justa y menos desleal gasta, sale y consume y esto le conviene al comerciante”.

El funcionario puertorriqueño dijo que la Cámara de Comercio de Puerto Rico, entidad que aglutina a las grandes empresas de ese país y el Centro de Detallista, que reúne a las pequeñas y medianas empresas, están de acuerdo con su gestión en el DACO, ya que las medidas drásticas implementadas han acelerado la economía  por la confianza creada en el consumidor.

Manifestó que muchas veces la economía de ciertos países se desacelera porque la confianza de los consumidores cae a sus niveles más bajos.