Contrastes  de la globalización

El libre comercio se perfila como la fórmula mágica para impulsar las economías del mundo. Los tratados comerciales, acuerdos de asociación económica y otras modalidades son la llave maestra para la apertura comercial, la eliminación de barreras y, en fin, la globalización económica. Sin embargo, llama la atención que tanto énfasis en la apertura de caminos para mercaderías y servicios tiene como contraparte un notable endurecimiento de las restricciones sobre las migraciones. El ser humano, la pieza más importante del intercambio comercial y fuente de oferta y demanda de bienes, servicios,  inversión y fuerza de trabajo, se enfrenta a barreras cada vez más difíciles de quebrar.

La reflexión se inspira en la declaración conjunta emitida desde la Casa Blanca  por el presidente de los Estados Unidos, George Bush, y el papa Benedicto XVI, con la que abogan por  una política migratoria coordinada con América Latina, con especial énfasis en  el aspecto del trato humano de los inmigrantes en esa nación. Aún bajo condiciones de estada ilegal, los inmigrantes latinoamericanos hacen aportes importantes a la economía estadounidense, pero su tratamiento humano deja mucho que desear. Lo racional sería que la política migratoria esté  en correspondencia con una apertura basada,  cada vez con mayor énfasis, en  la eliminación de barreras para mercancías, inversión y servicios.

 

Denuncia que hay que atender

El Patronato de Apoyo al Ministerio Público (PAMP) afirma que varios fiscales estarían involucrados en política partidista, según dice en favor de la reelección del presidente Leonel Fernández. El procurador general de la República, doctor Radhamés Jiménez Peña, haría bien en investigar la veracidad de esta denuncia, que nos parece bastante grave. Un fiscal representa los intereses de toda la sociedad,  sin atender a parcelas políticas.

 A los miembros del Ministerio Público les está prohibido participar en política partidista. El hecho de que dependan del Poder Ejecutivo no les deja en libertad de hacer activismo en pro de la causa reeleccionista o cualquier otra de carácter partidista. Es oportuno tomar esta denuncia como ejemplo de las distorsiones que propicia el hecho de que los representantes del Ministerio Público dependan del Poder Ejecutivo. Una vez abogamos por la autonomía de esta ala de la Justicia.