Control de precios busca su espacio en el mercado libre

POR CARMEN CARVAJAL
En estos tiempos de libre mercado y de globalización, una Dirección de Control de Precios podría parecer obsoleta, si destina su tiempo y recursos a tratar de ejercer lo que su nombre sugiere.  Francisco Mancebo, el actual director de Control de Precios, es el primero en reconocer esta verdad.

Es por ello que trabaja en la adecuación de esa entidad a los tiempos, dotándola de la capacidad técnica para ofrecer un servicio que ayude a los consumidores a disponer de mayor calidad y mejor costo en los artículos que requiere, especialmente los de primera necesidad.

El director de Control de Precios recuerda que la ley que creó esa dependencia es de los años 60.

Ahora precisa de una transformación, tanto a lo interno como a lo externo, es decir, al servicio que presta a los consumidores.

Las condiciones en que encontró la entidad dicen mucho de lo que llegó a ser: una oficina llena de tantos desperdicios que necesitó de cinco camiones para sacarlos.

Actualmente, el organismo realiza estudios de mercado, asesora a los organismos del Estado en cuanto a la evolución de los precios, investiga las circunstancias que determinan aumentos de costos que elevan los precios para buscar soluciones conjunta con los productores, así como una serie de otras  labores en beneficio de los consumidores, asegura.

Para ejecutar este trabajo, se ha estado equipando al organismo, con  apoyo de la Secretaría de Industria y Comercio, “y hoy podemos contar con un buen centro de cómputos que no teníamos, allí procesamos todas las informaciones que sobre niveles de precios se producen como resultado de estudios de mercado, muy científicos, que hacemos en todo el país y que son datos  que nos sirven para mantenernos informados a nosotros y al resto del gobierno, en cuanto a lo que es el movimiento en el índice de precios  en República Dominicana,   de los productos básicos de la canasta familiar”.

Mancebo afirma que el Departamento de Mercado se ha convertido en un organismo más eficiente, porque cuenta con un cuerpo de analistas de costos, supervisores y encuestadores  que dan resultados científicos de la realidad de los precios en la República dominicana y de cómo va su tendencia.

Los datos recabados de esta manera, sirven de parámetro para ir a la fuente de producción de un artículo, convocar reuniones con el sector que lo produce y determinar las causas de los aumentos y, entre todos, buscar solución para evitar que continúe la tendencia alcista, de modo que los consumidores no sean perjudicados, explicó.

La Dirección de Control de Precios también renovó  su departamento de Inspección  y Supervisión, y según afirma Mancebo, ya no se trata de un grupo de personas que, amparándose en un carnet, van a macutear a supermercados y colmados.

El trabajo de este grupo ahora es ir a los lugares donde se hacen las investigaciones de mercado y determinar la veracidad de estos precios, que  en el caso de los establecimientos comerciales cuyo índice de precios  está por encima  de los niveles  promedio, tratar de orientarlos y darle seguimiento, buscando su colaboración para que se ajuste a la realidad.

“Estos dos departamentos han hecho un trabajo extraordinario y hemos ido transformándolos y tecnificándolos. Ya no tenemos los inspectores macuteros en la calle, sino que salen en  equipo, con trabajos muy dirigidos  a los establecimientos comerciales que se están saliendo del parámetro  de lo que son los precios promedios del sector donde se encuentran”.

Los inspectores se ocupan también de chequear que las balanzas estén funcionando adecuadamente, ya que con el tiempo se desajustan y marcan  pesos irreales, siempre en perjuicio del consumidor.

El director de Control de Precios está satisfecho con los avances que en las dos áreas citadas, ha tenido el organismo.

Pide a los consumidores que se mantengan atentos para evitar que se pierdan los logros que en materia de precio de los productos de primera necesidad se han obtenido en los últimos meses.

“En los primeros diez meses de gobierno  la transformación en precios ha sido extraordinaria, un huevo en agosto costaba RD$5  y hoy cuesta RD$2, RD$2.50 y en algunos casos, RD$3; una libra de pollo en los supermercados, en agosto costaba RD$40 y RD$50, ya hoy está por debajo de los RD$30, y con frecuencia hay especiales que los rebajan a mucho menos de RD$20. El arroz ha bajado más de un 60 por ciento”.

Citó las estadísticas que sobre inflación ha dado el Banco Central, que afirman que el índice de precios acumulado en el año está por debajo del 1%.

La Dirección de Control de precios cuenta también con un departamento de Educación al Consumidor que está organizando a los consumidores, a quienes orienta y les lleva informaciones sobre cuál es hoy su papel en esta nueva  sociedad globalizada, conectada a través del Internet, que cuenta con medios electrónicos modernos y, además, que tiene compromisos internacionales.

Entiende que el consumidor debe conocer sus derechos para que esté en condiciones de defenderlos.

En ese sentido, explicó que se está elaborando una campaña que, a través de los centros educativos, se dirigirá a las organizaciones barriales, organizaciones de consumidores y juntas de vecino.

También se trabaja en el montaje de un centro de llamadas en el Departamento de Educación al Consumidor, donde se recibirán las quejas de los consumidores. Un equipo técnico se ocupará de procesar las informaciones que allí se reciban, dará respuestas a quienes sientan que han sido maltratados por algún comerciante.

Mancebo destacó también la relación armoniosa que mantiene la Dirección de Control de Precios con los empresarios, con quienes se reúne para solucionar los problemas que los afectan.