Control migratorio afecta crecimiento y utilidades

28_02_2017 HOY_MARTES_280217_ Economía6 E

Anurag Rana y Caitlin Webber
El control de la visa H-1B puede afectar el crecimiento y la rentabilidad de la industria de servicios tecnológicos. Las empresas internacionales de servicios tecnológicos pueden enfrentar obstáculos impuestos por el programa de otorgamiento de visas de Estados Unidos que amenaza con afectar severamente su crecimiento de ingresos y rentabilidad.
La industria se ha estado preparando ante la posibilidad de que el presidente Donald Trump firme una orden que redefina el programa de otorgamiento de visas H-1B para empleados extranjeros altamente calificados y dos proyectos de ley que elevarían el sueldo mínimo percibido de US$60,000 a más de US$100,000. Las utilidades de las universidades pueden verse mermadas si comienza a reducirse la matrícula de estudiantes extranjeros, población que aprovecha la industria tecnológica y otras compañías de Estados Unidos.

El flujo de estudiantes extranjeros a universidades de Estados Unidos podría reducirse significativamente si se hacen cambios importantes al programa de visas H-1B que podrían incluir nuevos mínimos salariales o eliminación del sistema de sorteo. Estos estudiantes son una fuente valiosa de contrataciones para la industria de alta tecnología de Estados Unidos, entre otras. Sin embargo, las compañías pueden dudar en contratarlos si se arriesgan a tener que someterse a un mayor escrutinio y llevar más cargas financieras, lo que a su vez podría disuadir a los estudiantes para optar por no prepararse en Estados Unidos. Esta situación puede ser aún más complicada para estudiantes de carreras no científicas.
Por otro lado, Tata Consultancy Services e Infosys pretenden incrementar su contratación en Estados Unidos no obstante la creciente posibilidad de que haya mayores restricciones migratorias para los servicios tecnológicos provenientes del extranjero. Las compañías en este sector pueden proponerse hacer más adquisiciones en Estados Unidos para promover su presencia. Probablemente estas compañías incrementen la ocupación de sus empleados para compensar la presión sobre sus utilidades y mantener los márgenes, al tiempo que expanden su presencia en países que ofrecen costos más bajos en la misma zona horaria para ofrecer un mejor servicio a sus clientes.

El proyecto de ley sobre migración del representante republicano por California Darrell Issa, de elevar el sueldo mínimo para que a un trabajador se le conceda la visa H-1B de US$60,000 a US$100,000 afectaría los márgenes de las compañías internacionales de servicios tecnológicos más que alterar su modelo de operaciones. A diferencia de una propuesta de ley promovida en 2013, la de Issa carece de una “cláusula de recolocación” que prohíba a las compañías que soliciten visas H-1B colocar a esos empleados en el sitio de un cliente. Las compañías internacionales pueden ajustar la utilización de empleados y combinar al personal en el extranjero con el del interior del país para compensar la presión sobre los márgenes de ganancias.