Cooperación es la palabra

Rosa francia esquea

Estamos en una emergencia nacional. Las intensas lluvias provocadas por vaguadas han inundado de manera inusual y grave Puerto Plata, Espaillat, La Vega, María Trinidad Sánchez, Santiago, Duarte, Valverde y Montecristi, provincias declaradas en alerta roja. Otras comunidades, como Sánchez Ramírez, Dajabón, Hato Mayor, San Pedro de Macorís, Hermanas Mirabal, Samaná y El Seibo, fueron declaradas por el COE en alerta verde.
Se ha desbordado la capacidad de las presas y parte de los caudales de éstas han tenido que ser liberados, haciendo más crítica aún la situación de quienes residen en sus áreas de influencia, a pesar de lo cual algunos de ellos se resisten a salir poniendo en riesgo sus vidas. Hemos visto, a través de las redes sociales, zonas que parecen un brazo de mar; carreteras, puentes y edificios que han colapsado dejando áreas incomunicadas; hay millares de desplazados, viviendas afectadas, calles y aceras destruidas, daños a la agricultura que todavía no han sido evaluados e, incluso, ya se han comenzado a contar las víctimas fatales como consecuencia de todo esto.
El Ministerio de Educación ha suspendido la docencia en las escuelas de las provincias más afectadas y ha instruido que la medida se extienda a otras en caso de que sea necesario. También ha pospuesto las pruebas nacionales pautadas para esta semana, así como un concurso para docentes que estaba programado.
Existe el pronóstico de que las lluvias continuarán, aunque con menos intensidad, pero que agravará aún más la situación de los afectados.
Quisiéramos que se haga una evaluación y se tomen medidas para el futuro en cuanto a la calidad de las obras construidas.
Ayer la catedrática Luisa Navarro se quejaba a través de las redes de que “el COE ordena evacuaciones pero no dice para cuáles refugios ni dónde están, y tampoco indica rutas de evacuación, lo que dificulta enormemente las acciones de socorro”. Estoy de acuerdo.
Cooperación es la palabra.