Corea del Sur busca lugar en Copa

corea del sur

La selección de Corea del Sur, como todos los asiáticos, tiene una gran paciencia y esperanza, pues en alguna ocasión tendrá la oportunidad de lograr la Copa Mundial de Fútbol FIFA 2014, en el evento que se realizará en Brasil, a partir del 12 de junio cuando suene el pipitazo inicial.

A pesar de no haber logrado uno de los primeros lugares en varias oportunidades que ha visto acción, ha tenido el privilegio de junto a Japón, de celebrar la Copa Mundial, en el 2002, donde Brasil logro su quinta copa, al vencer en la final a Alemania con pizarra de 2-0, en un emocionante partido. Es la octava presencia consecutiva en un Mundial, un dato que adquiere más valor todavía del que ya tiene si consideramos que en las doce ediciones anteriores sólo se había clasificado una vez.

Sufrió para estar en Brasil y sólo pudo superar a Uzbekistán por la diferencia de goles. Un tanto fue lo que les separó. Esa fue la distancia entre el Mundial y la repesca. La República de Corea ha participado en 14 competiciones preliminares de la Copa Mundial de la FIFA, y en ocho de ellas ha cumplido el objetivo. Los Guerreros Taeguk, aunque ampliamente considerados habituales del certamen tras haber participado en su séptima fase final consecutiva en Sudáfrica 2010, tuvieron que esperar 32 años para regresar a los escenarios mundiales después de su debut en Suiza 1954. Sus últimas campañas de clasificación han resultado relativamente sencillas, a excepción de la edición de 1994, en la que obtuvieron el billete a Estados Unidos en el último minuto en lo que se vino a denominar “el milagro de Doha”.

La irregularidad en su juego, la inestabilidad en el banquillo, con tres seleccionadores diferentes (Cho Kwang-Rae, Choi Kang-Hee y Hong Myung-Bo, el actual), y continuos cambios en el once impidieron a Corea rendir al nivel que se esperaba de ellos. Repetir las semifinales de 2002 se antoja casi imposible. El objetivo debería ser alcanzar los octavos, como en Sudáfrica.

Rumbo a Brasil. Por dos veces vio peligrar República de Corea el objetivo de conseguir su octava clasificación consecutiva para una Copa Mundial de la FIFA antes de lograrlo finalmente. A diferencia de Japón, que alineó siempre el mismo once inicial, y de Australia, que recurrió a su columna vertebral de veteranos a lo largo de la competición.