Correa amenaza con expulsar al BM de Ecuador

http://hoy.com.do/image/article/302/460x390/0/952EB8FD-CAE4-4628-AF6C-400D925BDD1F.jpeg

Por Hal Weitzman
Rafael Correa, el presidente izquierdista de Ecuador, acusó al Banco Mundial de chantaje y amenazó con sacar del país al prestador multilateral. La posición local de Correa se vio respaldada por un referéndum el domingo que abrumadoramente apoyó su agenda de reformas, y sus comentarios indican que ahora desplazó su enfoque de los opositores políticos internos a sus antagonistas en la arena internacional.

El presidente dijo que le preguntaría al representante del Banco Mundial en Ecuador por qué el prestador se negó a desembolsar un  préstamo de US$100 millones en 2005, cuando Correa era ministro de Finanzas.

 “Si no da explicaciones que consideremos satisfactorias, vamos a expulsar al representante del Banco Mundial porque no vamos a aceptar ningún chantaje de nadie”, expresó. La queja de Correa es personal. Como ministro de Finanzas, visitó Washington en agosto de 2005 para conseguir un préstamo por US$100 millones, como parte del programa de apoyo fiscal del Banco para Ecuador. Sin embargo, se quedó incómodamente con las manos vacías cuando el banco suspendió el préstamo en respuesta a la reestructuración por parte de Ecuador de un fondo de estabilización del petróleo. En una entrevista con el Financial Times entonces, Correa dijo que al negar el préstamo en el último momento, el BM había roto un contrato con el país. “Esta es una ofensa a Ecuador. Un préstamo que había sido aprobado y que estaba vigente y ellos lo cancelaron, completamente fuera de cualquier principio ético o legal, porque cambiamos una ley”, dijo aquella vez al FT. “Somos un país soberano. Nadie nos puede castigar porque estemos cambiando nuestras propias leyes”.

La escaramuza con el BM fue la razón principal para que Correa fuera despedido como ministro de Finanzas. Pero, presentándose a sí mismo como un defensor del pueblo ecuatoriano frente a los prestadores internacionales neoliberales, aprovechó la publicidad que generó su despido para empezar su campaña por la presidencia.

El domingo, Correa obtuvo su segunda Victoria electoral en seis meses, al asegurarse una fuerte aprobación de su propuesta de una abarcadora reforma política: más de 78% de los electores respaldaron su plan para convocar una asamblea que rescriba la constitución.

Al dirigirse a los medios después del referéndum, Correa –un aliado de Hugo Chávez, el líder venezolano– también anunció que su gobierno había liquidado todas sus deudas con el Fondo Monetario internacional, mediante un pago de US$9 millones la semana pasada.

Dijo que el país lo hizo porque “no queremos tener nada que ver con la burocracia internacional”. Al mismo tiempo, insinuó que habrá alguna continuidad en la política económica, al recalcar su compromiso de mantener el dólar estadounidense como la moneda nacional de Ecuador. Correa voló a la Isla margarita de Venezuela ayer para participar en una cumbre sobre energía con otros líderes sudamericanos.