Correa ganará consulta,
según una encuesta

http://hoy.com.do/image/article/302/460x390/0/5221CC50-518B-4BE9-A9C0-2785150AECFF.jpeg

QUITO (AFP).- Los ecuatorianos votarán este domingo un plebiscito constituyente con una mayoría favorable a las transformaciones que pretende imponer el presidente socialista Rafael Correa, quien ató su suerte en el poder a la aprobación de esas reformas que la oposición vincula a las del venezolano Hugo Chávez.

De confirmarse la última encuesta de Cedatos-Gallup, Correa triunfará en la consulta sobre la Constituyente que debería redactar una nueva Carta Política.

A tres meses de haber llegado al poder y con una popularidad récord del 70%, el mandatario supeditó su continuidad en el cargo al resultado del domingo, convencido en un triunfo y luego de debilitar a la oposición en una pugna que sacó de carrera a 57 diputados opositores destituidos por la corte electoral.

“Estoy muy esperanzado. Ya los vencimos (en las elecciones) el 26 de noviembre y enfrentando la misma campaña de mentiras: que íbamos a terminar la dolarización y traer el comunismo, y miren la paliza que les dimos”, declaró Correa el sábado en su programa semanal de radio.

Cerca de 9,2 millones de ecuatorianos están convocados a las urnas y para la aprobación de la consulta, Correa necesita unos tres millones de votos considerando un 30% de ausentismo y tomando en cuenta los blancos y nulos como establece la ley. Un 66% de los votantes respaldará la Constituyente, contra un 15% que la rechaza, un 13% que sufragará en blanco y un 6% que anulará su voto, dijo el viernes Polibio Córdova, presidente de Cedatos-Gallup, al comentar el último estudio.

El mandatario reiteró que un resultado adverso lo “pondría a pensar seriamente” en su continuidad en el poder porque sería un “mensaje de que el pueblo ecuatoriano quiere que se vaya para la casa”. Aunque Correa se mostró convencido de la victoria, pidió a las Fuerzas Armadas y a sus simpatizantes vigilar la jornada para evitar que le “roben” el triunfo.

“Lo único que garantiza que no nos hagan fraude, la pureza del sufragio, es la acción del pueblo, incluyendo a las Fuerzas Armadas que deben estar vigilantes para que los representantes de la partidocracia no nos estén anulando votos”, instó.

El viernes la misión de la OEA que vigila el proceso aseguró que no tiene indicios de irregularidades, al tiempo que remarcó el desasosiego y la disputa política que rodea el plebiscito, el segundo que se convoca en nueve años para reformar la Constitución.

Correa enfrentó una intensa campaña de la oposición de derecha, que intentó propagar el miedo entre los votantes asegurando que el proyecto de Correa “es idéntico al del presidente Chávez y dotará al gobierno de plenos poderes para instalar una dictadura”.

Sin embargo, el mandatario negó que imite a su aliado venezolano, subrayando que una nueva Constitución mantendrá el Congreso aunque recortará sus poderes, restaurará el rol del Estado en la economía “sin estatizarla” y profundizará la propiedad de los recursos naturales en un país donde operan multinacionales petroleras.

“Aquí nadie sigue la línea de Chávez; aquí seguimos la línea ecuatoriana”, declaró el jefe de Estado, descartando la confiscación de bienes dentro de su plan de “socialismo del siglo XXI”.

Según lo previsto, las votaciones se abrirán hacia las 07H00 (12HOO GMT) y concluirán a las 17H00 (21H00 GMT) del domingo. Los resultados oficiales se conocerán hasta una semana después, pero las autoridades electorales autorizaron la divulgación de encuestas a boca de urna.

Los ecuatorianos mayores de 18 años deberán votar obligatoriamente en 36.873 mesas desplegadas en 22 provincias.