Corregir los desniveles del área impositiva y de gastos

Corregir los desniveles del área impositiva y de gastos

Las objeciones absolutas a una reformulación de tributos que ha de ser consensuada están fuera de lugar, si se tiene conciencia de que la evasión es enorme, que la falta de equidad de tasas genera injusticia social, fomenta el incumplimiento y la complejidad del sistema recaudador es frustratoria.

Los vacíos que permiten enriquecerse a costa del erario y la vieja disconformidad por la ineficiencia del Estado y la vulnerabilidad de sus patrimonios, explicarían el miedo a los cambios y las ansias de permanecer lejos del recaudador.
Pero no abordar la mala configuración contributiva extendería su perniciosa vigencia.

Es hora de suscribir compromisos de administrar correctamente los recursos, y hacer que paguen más impuestos los que más pueden fijando límites infranqueables a las exenciones y eliminando las desfasadas.

Dar rigor a contrataciones, licitaciones y compras para que el sector público no sea aprovechado por proveedores y prestadores de servicios dispuestos a esquilmar a los contribuyentes porque el amiguismo y las conexiones políticas generan confabulaciones y complicidades contrarias al interés nacional.

Poner la casa en orden impositivamente no se limitaría a gravar más. Comprendería ajustar recaudaciones a la realidad de cada segmento poblacional para que el Estado cumpla satisfactoriamente sus fines de servicios y tanto la colectividad como los individuos y entes productivos conserven o acrecienten rentabilidad y poder de compra en las clases medias y bajas.

Hay algo de irracionalidad y falta de lógica en manejo del tema

Innegablemente, a innumerables riquezas y rentas altas no las tocan

La deficiencia de servicios públicos hace gastar lo que se deja de tributar

Publicaciones Relacionadas

Más leídas