Correos revelan antagonismo entre farmacéuticas

Pongamos esto en la categoría: Si no puede decir nada agradable, no lo escriba en un correo electrónico.

Hace algunas semanas, Morgan Stanley promocionó sus servicios de defensa a Allergan Inc., que luchaba contra una compra hostil por parte de Valeant Pharmaceuticals International Inc. Valeant era un “castillo de naipes” con un modelo de negocios insostenible, escribieron banqueros de Morgan Stanley en los correos electrónicos enviados a Allergan.

Allergan decidió no contratar a Morgan Stanley –en tanto Valeant sí lo hizo recientemente.

La revelación inusual de los correos electrónicos apuntaba a reforzar el argumento de Allergan de que Valeant es un comprador deficiente –y pone en evidencia hasta qué punto se ha vuelto antagónica la batalla entre las dos empresas farmacéuticas.

Mary Claire Delaney, portavoz de Morgan Stanley, se negó a hacer declaraciones sobre la publicación de los correos electrónicos. El máximo responsable ejecutivo de Valeant, Michael Pearson, dijo en un correo electrónico que la publicación por parte de Allergan “es un signo de desesperación, y esperamos ansiosamente probar que los detractores se equivocan”.

Los correos electrónicos de Morgan Stanley fueron enviados al máximo responsable ejecutivo de Allergan, David Pyott, y a otros ejecutivos de la empresa.

El 13 de mayo, según Allergan, Robert Kindler, el responsable global de fusiones y adquisiciones de Morgan Stanley, escribió “que Allergan no está ni siquiera cerca de ser lo bastante agresivo al ir tras el modelo de negocios y la divisa de Valeant”.

En otro correo electrónico, el director ejecutivo de Morgan Stanley, David Horn, le dijo al director financiero de Allergan, Jeff Edwards, que Kindler podría contribuir a frustrar un acuerdo.

“Parte de lo que Rob [Kindler] está sugiriendo [a Allergan] es que le permitan utilizar sus relaciones significativas con los medios y los analistas para dar una articulación clara y detallada de por qué Valeant es un castillo de naipes y a sus inversores no les convendría tomar su capital accionario”, según la parte del correo electrónico dada a publicidad por Allergan.

En la época de los correos electrónicos, los banqueros de Morgan Stanley intentaban hacer valer que podían presentar a los inversores un argumento fuerte contra la oferta de Valeant si Allergan los contrataba, dijo una persona al tanto del tema que pidió no ser identificada dado que el correo electrónico es privado.

La nota que tiene Morgan Stanley para las acciones de Valeant es “sobreponderadas”, lo cual indica que la firma no ve las acciones como una mala inversión, dijo la persona.

En un comunicado, Allergan dijo que los correos electrónicos sugieren que Morgan Stanley comparte las preocupaciones de Allergan con respecto al modelo empresarial de Valeant.

Pearson, de Valeant, sugirió que Kindler no tendría por qué verse afectado por las revelaciones.

“Kindler es uno de los mejores banqueros que hay en fusiones y adquisiciones”, dijo en su correo electrónico. “Si bien nos divertiremos un poco con él más adelante, todavía sigue estando en gran medida en nuestro equipo”.

Kindler, de 60 años, se sumó a Barclays y RBC Capital Markets para asesorar a Valeant. Allergan contrató a Bank of America Corp. y a Goldman Sachs Group Inc. Allergan rechazó en dos oportunidades las ofertas de Valeant.

El 10 de junio, Allergan rechazó la oferta más reciente de Valeant por US$54.200 millones, argumentando que subestimaba “sustancialmente” a la empresa.