Corripio cita causas de crisis financiera

http://hoy.com.do/image/article/673/460x390/0/43E9ED4C-F6EA-4564-9E13-E9D136DE942C.jpeg

El empresario José Luis Corripio Estrada dijo anoche  que se debe tener mucho cuidado con  los préstamos, para no caer en manos de los acreedores. Habló a estudiantes en la PUCMM.

El empresario José Luis Corripio Estrada (Pepín) consideró que se debe tener mucho cuidado con  los préstamos para no caer en manos de los acreedores. Dijo que el  afán de lucro y el dinero fácil son factores que han contribuido a  la crisis económica  mundial.

 El presidente del Grupo Corripio  pronunció  la conferencia  “El liderazgo empresarial: cómo ser mejores emprendedores”, en la que ofreció recomendaciones y consejos a estudiantes de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM) sobre cómo ser  exitosos  en los negocios.

Dijo que se debe ser prudente con  el crédito, porque da una sensación de riqueza que no existe.

 Recomendó a los jóvenes empezar con negocios pequeños y aprender a solucionar problemas menores;   no incurrir en gastos innecesarios,  conocer bien el terreno antes  de invertir,  ser cuidadoso con el crédito y el dinero fácil. Dijo que   la  única forma de progresar  es el trabajo constante.

El decano de la Facultad de Ciencias Sociales y Administrativas de la PUCMM, Pedwar Castillo, resaltó la humildad de Corripio Estrada y sus éxitos como líder empresarial.  Entre  los organizadores están  Arlene Olivo, Manuel Jiménez, Isabela Barceló Corripio, Ana Pérez, María de Peña, Yamel García  y Joel Espinal.

Cuestionado  sobre la forma de crear más empleos, explicó  que se deben establecer normas para que  en base al interés nacional, se incentive la inversión.

“Los Estados no deben dejar al libre albedrío del mercado la creación de empleos, sino que tienen que dar estímulos  en las áreas donde quieran crear empleos”, puntualizó.

Citó  los casos de la agricultura y la agroindustria,  que  demandan gran cantidad de manos de obras y que  pueden ahorrar divisas, produciendo lo  que se consume en el país.

Humildad, prudencia,  trabajo, cautela  y mucho esfuerzo, fueron las recomendaciones del empresario, cuyas empresas generan más de 11  mil empleos.

Alertó sobre el dinero  fácil, ya que  la mayoría de  las personas quiere ser millonarias, “pero ganar dinero que no tiene nada que ver con el trabajo”.

La crisis.   El presidente del Grupo Corripio opinó que la crisis que afecta a la economía mundial es el resultado de una abundancia previa mal administrada.

Planteó que  las soluciones  que muchas veces buscan los gobiernos, en vez de   simples, son  complicadas, porque al problema de la crisis se le agrega el de la solución, o sea más gastos, en lugar de ir a la raíz de la situación.

Remar todos los días.  Recomendó ”remar” o sea trabajar,   sin descanso,  todos los días   y dar siempre más, no conformarse con lo menos, no  uno más del montón. Explicó que el mejor negocio no es uno grande  que se haga un día, sino el pequeño que se realiza a  diario. Dijo que la suerte existe, pero para  quien se levante temprano  a trabajar.

La institución, dijo,   es buena consejera  y se debe tomar en cuenta. De la tecnología, explicó que es una herramienta, no el cerebro de las personas, por lo que llamó a usarla con prudencia, acorde con la realidad.

 Para Corripio Estrada  el  dinero fácil no es ventaja, porque  el verdadero valor de las cosas lo da el esfuerzo y  dedicación que da obtenerlas, y esto lo    da  la consistencia a la vida.

Reconoció que el afán de lucro es legítimo, siempre que no se incurra en hechos bochornosos para lograrlo. Sostuvo que no es prudente destruir a la competencia, por más débil que sea, porque puede ser sustituida por una más poderosa.

Zoom

Las vacas gordas

Al reflexionar sobre la actual crisis económica mundial, que atribuyó al despilfarro, recomendó  ser austero y prudente en la abundancia, aunque sea  difícil. Citó como el mejor libro de economía al Antiguo  Testamento, específicamente el Génesis en sus versículos sobre las siete    vacas gordas  y las siete de las vacas flacas, en alusión a los  tiempos buenos y  malos.