Corte aplaza juicio contra asesino
de una estudiante puertorriqueña

POR IVAN SANTANA
SAN PEDRO DE MACORIS
.-La Cámara Penal de la Corte de Apelación de esta ciudad aplazó ayer la causa que se le sigue a Richard Tavárez Amarante, acusado de matar el 18 de febrero del 2003 a la estudiante universitaria puertorriqueña Marolisa Colón Berríos.

El juicio mediante el cual se busca la evaluación de la sentencia de 30 años que dictó el juzgado de primera instancia el 31 de agosto del 2004 al encontrarlo culpable del asesinato de la estudiante puertorriqueña fue fijado en la Corte de Apelación para el primero de julio de este año. Los jueces tomaron la decisión acogiéndose al artículo 147 del Código Procesal Penal, con la finalidad de que el abogado de la parte civil tenga oportunidad de preparar su defensa técnica. 

El aplazamiento de la causa implica la citación de la parte civil y la testigo que deberá comparecer en la audiencia del primero de julio.

Las investigaciones de la Policía Nacional determinó que Tavárez Amarante había violado y asesinado a la estudiante en un cañaveral entre Santo Domingo y San Pedro de Macorís, donde fue encontrado el cuerpo quemado.

El juicio se conoce en apelación luego de que el Juzgado de Primera Instancia sentenciara a Tavárez Amarante, el 31 de agosto del 2004 a 30 años de prisión y al pago de una indemnización de RD$10 millones.

Tavárez Amarante está acusado de violación a los artículos 295, 296, 302, 379, 382 y 383 del Código Penal, que incriminan el homicidio.

La estudiante Maralisa Colón Berrios fue encontrada muerta el 18 de Febrero del 2003, en unos matorrales próximo al batey Gotier y su cadáver presentaba quemaduras en su cuerpo.

Las investigaciones policiales determinaron que Tavárez Amarante había cometido el asesinato de la joven estudiante universitaria puertorriqueña.

La Corte de Apelación está integrada por los magistrados Marcelina Hernández Japa, presidenta y los miembros José Manuel Glass Gutiérrez y Miguelina Mendoza.

El acusado está representado por la licenciada Anyily Hernández, defensora pública del Departamento Judicial de San Pedro de Macorís.

De su lado, los padres de Maralisa Colón Berríos, Angel Colón y Adenidis Berríos, presentes en la audiencia, pidieron que se haga justicia en relación con la muerte de su hija, ya que el crimen no debe quedar impune, porque ha constituido una pesadilla para la familia.

Exhortaron a las autoridades judiciales a actuar de manera transparente a fin de que el acusado de matar a la estudiante sea mantenido en prisión para evitar que otras jóvenes inocentes pierdan la vida al igual que su hija.

Se quejaron además porque no han recibido ningún tipo de apoyo de parte de las autoridades de la Universidad Central del Este, donde estudiaba la joven asesinada.

Ignoraban de que la audiencia estuviera fijada y que se enteraron de la información a través de un estudiante de la universidad.Expresaron que debieron cambiar los abogados que en principio tenía el caso y actualmente están representados por los doctores Freddy Castillo y Tomás Castro.

De su lado, el imputado Tavárez Almonte, quien guarda prisión en la cárcel General Pedro Santana, de esta ciudad se quejó de que al ser apresado tras el crimen fue rudamente golpeado por agentes de la Policía y mostró una lesión en su cuerpo, manifestando que no ha podido practicarse una cirugía por falta de recursos económicos.

Reiteró su negativa de que cometiera el crimen, aunque admite que cargó con sus pertenencias luego de dejarla en la UCE.