Corte ratifica descargo dueño  casa  cambio Hermanos Solano

La Primera Sala Penal de la Corte de Apelación del Distrito Nacional confirmó ayer el descargo del propietario de la casa de cambio Hermanos Solano, Carlos Julio Solano, quien estaba acusado de violar la Ley Monetaria y Financiera.

El tribunal presidido por Antonio Sánchez Mejía, Eduardo Sánchez Ortiz, y Ramona Rodríguez, rechazó un recurso de apelación presentado por la Fiscalía del Distrito Nacional en contra de la sentencia que declaró a Solano no culpable y que ordenó devolverle RD$50 millones que le habían sido incautados durante un operativo realizado en noviembre de 2009.

Los jueces confirmaron en todas sus partes la sentencia que emitió el Tercer Tribunal Colegiado del Distrito Nacional a favor de Solano, el 16 de enero.

Durante la audiencia, los abogados de la defensa, Ramón Pina Acevedo, Francisco Taveras, Teófilo Grullón y Francisco Muñiz, solicitaron a la corte rechazar el recurso de apelación interpuesto por la fiscal Yeni Berenice Reynoso, a través del fiscal adjunto Carlos Andrés Vidal Montilla, del Departamento de Tráfico y Consumo de Drogas y Sustancias Controladas.

 Para confirmar la sentencia de descargo, los jueces consideraron que “no existen suficientes elementos probatorios para establecer que el imputado, en su calidad de presidente de la entidad, haya cometido algún hecho ilícito y de carácter punitivo”.

La Casa de Cambio Hermanos Solano, ubicada en la calle Juana Saltitopa de esta capital,  fue cerrada tras el  apresamiento de Manuel Emilio Mesa Beltré “El Gringo”,  que luego fue sentenciado a ocho años de prisión por lavado de activos.

A “El Gringo” se le ocuparon RD$4.3 millones en efectivo en el interior de una yipeta, durante un operativo de agentes del  Programa Barrio Seguro.

Al momento de ocupársele el dinero, “El Gringo” estaba en compañía de la señora Yocasta Espinal, quien declaró que lo habían recibido  en la  Casa de Cambio Hermanos Solano, en calidad de préstamo. De ahí las autoridades iniciaron una investigación que llevó a la incautación de los RD$50 millones.