Costo eléctrico e impuestos
afectan al sector industrial

http://hoy.com.do/image/article/333/460x390/0/EF193994-9E3C-47A8-8A8B-4D6213BADECD.jpeg

POR GERMAN MARTE
La competitividad del sector industrial dominicano se deterioró en los últimos seis o siete años debido al incremento de los costos de producción por el problema eléctrico, los impuestos transitorios y porque se produjeron cinco reformas fiscales que cargaron significativamente a los industriales.

Así lo afirmó Rafael Álvarez Crespo, presidente de la Asociación de Empresarios de Haina, quien dijo que la situación se ha vuelto crítica, “con el agravante de que estamos en la antesala de la implementación del Tratado de Libre Comercio con Centroamérica y Estados Unidos.

Álvarez Crespo advirtió que si no se toman las medidas oportunas, parte de los industriales dominicanos podrían desaparecer.

“Realmente hemos llegado a un punto en que si no se le busca la solución, una gran parte del sector tendría que desaparecer”, afirmó Álvarez Crespo.

El empresario hizo estos señalamientos al participar en el Almuerzo Semanal de los Medios de Comunicación del Grupo Corripio al que asistió en compañía de Yandra Portela, presidenta de la Asociación de Industriales; Ignacio Méndez, presidente de la Federación de Asociaciones Industriales; Oliverio Espaillat, de la Asociación de Industriales de la Región Norte; Circe Almánzar, vicepresidenta de la Asociación de Industria, y Antonio Isa Conde, asesor industrial del Poder Ejecutivo.

BAJA COMPETITIVIDAD

De acuerdo con un estudio sobre nivel de competitividad de los industriales dominicanos, el 48% tiene hoy menos rentabilidad que hace cinco o seis años.

Mientras, el 24% mantiene su nivel y apenas el 23% de los industriales dominicanos tiene hoy una mayor rentabilidad que cinco años atrás.

Al respecto, la presidenta de la Asociación de Industrias de la República Dominicana, Yandra Portela, acotó que en Estados Unidos en los últimos cinco años la competitividad del sector industrial aumentó 18%, “todos los años ha ido creciendo el nivel de rentabilidad (en EEUU). En nuestro país apenas el 23% del total de las industrias pueden decir: yo soy más rentable que hace cinco años”.

Y entre los factores que restan competitividad al sector industrial nacional está el alto costo de la energía eléctrica, resaltó.

Portela no descarta una fuga de inversiones hacia Centroamérica, y a propósito de esto señaló que esta misma semana había un grupo de empresarios dominicanos en Honduras observando el panorama con miras a hacer inversiones en ese país centroamericano.

“Los inversionistas, obviamente, cada vez más harán sus inversiones menos apegados a la Patria y más aferrados a donde les deje más dinero. Esa es la realidad”, afirmó.

“NOS TIRARON AL AGUA SIN SABER NADAR”

“Nos tiraron al agua sin saber nadar, y tenemos que salir nadando, pero para eso se necesita una serie de instrumentos para poder nadar bien”, expresó a su vez Antonio Isa Conde.

El asesor industrial del Presidente advirtió que con la apertura comercial ya la competencia no será tanto afuera, sino internamente, puesto que los competidores vendrán a competir aquí con los empresarios criollos.

Sostuvo que la globalización es hoy una realidad que hay que enfrentar. Empero, consideró que no se debe cometer ahora los mismos errores que cuando se negoció con Centroamérica, que el país abrió su mercado sin adecuar sus leyes y los mecanismos necesarios.

“No podemos permitirnos el lujo de que esas industrias desfallezcan, tenemos que hacer un esfuerzo tremendo para que puedan competir, y para eso se debe valorar cuáles son las ventajas comparativas, para convertirlas en ventajas competitivas; se trata de cambiar un sistema secular de producción por otro totalmente distinto”, expresó Isa Conde.

Tras señalar que se necesita estimular la innovación, Isa Conde indicó que frente a los nuevos esquemas todos los paradigmas fiscales tienen que transformarse si el país quiere insertarse en un mundo globalizado.

Asimismo, observó, hay que hacer reformar toda la industria local, para hacerla más ágil y más competitiva, “pero también necesitamos que el Estado no sea una retranca”.

Isa Conde advirtió que no es lo mismo competir aisladamente que cuando se agrupan los distintos eslabones de la cadena productiva, pues eso les da mayores ventajas a la hora de adquirir préstamos, nuevas tecnologías.

A juicio del asesor industrial del gobierno se debe facilitar que la industria pueda adquirir tecnología, y eso implica un proceso educativo, desaprender lo que se estaba haciendo, superar la visión cortoplacista y el clientelismo de los políticos, la corta visión de los propios empresarios.

Por eso, dijo, trabajan en un Plan de Competitividad Sistémica que implica transformaciones serias en el propio Estado y a nivel empresarial.

De su lado Yandra Portela adujo que el tiempo apremia dado que luego de la entrada en vigencia del Tratado de Libre Comercio con Centroamérica y Estados Unidos (DR-CAFTA, por sus siglas en inglés), el 60% de los productos importados entrarán libre de impuesto, y eso representa un gran reto para los industriales del país.

En su opinión, el proceso de reforma que ahora se inicia debió comenzar mucho antes, sin embargo, señaló que aún el DR-CAFTA no ha entrado en vigencia, y por lo tanto todavía hay tiempo para hacer los cambios necesarios.

Empero, reconoció que competir con EEUU y la Unión Europea es “un juego pesado”.