Costosa guerra  Irak no mejoró  posición EU en Medio Oriente

WASHINGTON. AFP. La invasión estadounidense a Irak logró derrocar a un dictador y desestabilizar a Medio Oriente, pero diez años después, la guerra reveló los límites del poder militar y dejó a Estados Unidos en una posición que no es más fuerte que la anterior.  

Con las tropas fuera del terreno tras la muerte de al menos 4,500 soldados estadounidenses y un costo estimado en un billón de dólares, hay poca conciencia en Washington respecto a una guerra que ya no concita la atención pública.  

Diez años después de la invasión a Irak que provocó la caída del ex presidente Sadam Husein, varios analistas y diplomáticos coinciden en que la guerra no logró mejorar la posición de Estados Unidos en Medio Oriente.

“Sin ni siquiera cuestionarse si una verdadera democracia es viable o sustentable (en Medio Oriente), Estados Unidos no sacó ningún beneficio de la guerra en Irak”, afirmó Ramzy Mardini, del instituto para estudios estratégicos sobre Irak en Beirut.  

Por el contrario, la “falta de certeza” sobre la capacidad del poder militar de Estados Unidos para hacer este trabajo y una falta de visión sobre el papel de Husein como contrapeso árabe de Irán, la guerra perjudicó los intereses estadounidenses.  

“La caída de Sadam Husein no solo creó un vacío de poder en Bagdad, creó un vacío de poder en la región, que zambulló a los países vecinos en un intenso ambiente de competencia en seguridad”, lo que continúa actualmente, agregó Mardini.  

Estos errores no se remiten solo a la presidencia de George W. Bush, según Christopher Hill, un veterano de las negociaciones de paz en Bosnia, de las conversaciones sobre el plan nuclear de Corea del Norte y embajador en Irak entre 2009 y 2010.  

Hill, actual decano de la escuela de estudios internacionales Josef Korbel en la Universidad de Denver, sugiere que la “completa desconexión entre Washington” y su personal “sobre el terreno” continuaron hasta el final.  

El presidente Barack Obama usó su oposición a la guerra para diferenciarse de Hillary Clinton cuando aspiraba a la nominación demócrata en 2008. Como presidente, declaró el fin de las operaciones de combate estadounidenses en Irak en diciembre de 2011, fecha fijada por Bush.  

“Estados Unidos no mostró suficiente paciencia estratégica con la política en Irak,”, dice Hill. Y destaca los meses que se necesitaron para asegurar un gobierno formado tras las elecciones en 2011 que responda a los intereses de los chiitas, sunitas y kurdos. En su lugar, la política estadounidense continuó guiándose por consideraciones militares, dijo Hill. 

CLAVES


Armas de destrucción


Al comenzar la guerra, las tropas estadounidensesde EUel desierto de Irak el 20 de marzo de 2003, respaldadas por una coalición conformada por varias decenas de países, recibieron la orden de encontrar armas de destrucción masiva presuntamente en manos del régimen de Husein.  

Sin embargo, nunca se encontró ningún arsenal de ese tipo. Y muy rápidamente, EU concentró sus esfuerzos para asegurarse de que Irak se uniera a los aliados de Occidente.