Costumbres culinarias en Semana Santa

18_03_2016 HOY_VIERNES_180316_ ¡Vivir!1 C

La Semana Santa es un período de siete días cuyos puntos más álgidos hace referencia a la muerte y resurrección del Señor Jesús.

En el ámbito gastronómico la observancia de la fecha tiene un peso importante, especialmente dentro de la tradición católica, según la cual se tiene por costumbre suprimir el consumo de ciertas carnes y darle preferencia a los productos del mar, y donde los postres dulces tienen un protagonismo innegable.

En muchos casos incluso los establecimientos de comida rápida preparan un menú especial de Semana Santa.

En nuestro país, los que observan la tradición, generalmente suprimen las carnes rojas y el pollo, y lo reemplazan por un guiso de bacalao u otro tipo de pescado, a la plancha o frito. También son muy populares las torrejas y las arepitas de yuca como acompañamiento; y de postre, nuestras famosas habichuelas con dulce.

Cada país tiene una tradición gastronómica distinta, a veces compartida por los que ocupan la misma región geográfica, que ha hecho surgir una serie de diferentes platos y recetas que se convierten en los favoritos de la Semana Santa, y aquí compartimos algunos de ellos…

Fanesca. Se considera “el plato estrella” de la Semana Santa ecuatoriana, y en su preparación se utilizan diferentes tipos de granos (maíz, habas, frijoles…) que según cuentan representan a los doce apóstoles; vegetales como el zapallo (auyama), pescado seco (bacalao), huevo y plátano, en un guiso bien cargado a base de leche. Existen muchas leyendas alrededor de la fanesca relativas a su origen y suele variar un poco de acuerdo a la región en donde se prepare.

Empanadas de vigilia. Así le llaman a este clásico de la Semana Santa en El Salvador o Argentina. Como ya se habrá imaginado, están hechas a base de pescado (siendo el atún el más común de ellos) o mariscos (gambas, camarones, almejas, etc.). También se rellenan de vegetales sofritos, como pimientos verdes, cebolla, tomates con especias. Una de sus características más notables es que admite muchas variaciones.

Chipá. Son roscas a base de almidón de yuca, leche, huevos, manteca y sal, muy típicos de Paraguay y que tienen un consumo especial durante estas fechas de Pascua y Semana Santa. Su nombre viene del guaraní. En ciertas regiones se puede encontrar en forma de bollo y a veces se le añade un chorrito de jugo de naranja a la receta.
Pastel de pescado. Generalmente se prepara a base de filete de merluza y es consumido en muchos países latinoamericanos para estas fechas.

Ceviche. Aunque se consume durante todo el año, el hecho de que sus ingredientes principales sean algunos de los habitantes de los océanos, lo hace perfecto para la fecha. La receta a grandes rasgos consiste en marinarlos en una base ácida de lima o limón. Es el plato bandera de Perú.

Rosca de Pascua. Dulce a base de harina, leche y huevos muy popular para estas fechas que se consume en España y diferentes países de Latinoamérica. Es una tradición decorarlo con huevos.

Osterlamm. Proviene del alemán y significa “cordero de Pascua”, con la salvedad de que es un cordero dulce, de modo que se trata de un bizcocho en forma de cordero.

Polonia, la República Checa y otros países del Este tienen diferentes versiones de este postre.Paskha. Es una tarta de origen ruso, exclusiva de esta conmemoración, hecha a base de queso quark y de forma piramidal, a la que se le añade mantequilla, una especie de nata agria (Smetana), huevos, pasas, almendras, vainilla, especias y frutas cristalizadas. Se decora con símbolos tradicionales religiosos como la cruz, o las letras “XB” del alfabeto cirílico que vienen de las iniciales del tradicional saludo pascual eslavo “Cristo ha resucitado”. Existen otras versiones de este postre en varios europeos.

Mazurek. Es un pastel polaco de masa fina, generalmente de forma rectangular, al que se le añade mermelada y chocolate y frutos secos en el tope.