Crean una unidad para autodefensa

POR ODALIS MEJIA
La Cámara de Comercio de Santo Domingo Norte anunció la creación de la “Unidad de Autodefensa Legítima”, mediante la cual sus miembros se defenderían de los delincuentes con sus propias manos, en vista de que, según afirmaron, no confían en la Policía Nacional ni en la justicia.

El presidente de la cámara, Frank Reynaldo Quiñónez, afirmó que para la constitución de ese cuerpo ya han sido contratados los servicios de una compañía privada, para adquirir armas de fuego que serán entregadas a sus 2,600 miembros.

Explicó que en los cuatro meses transcurridos del año han sido asesinados seis comerciantes, más de 30 han sido asaltados y más de 100 han sido víctimas de robos.

Las perdidas cuantificadas por estos actos vandálicos sobrepasan los 10 millones de pesos.

Expresó que además de armar a los miembros de esa entidad, se creará un grupo que vengará cualquier daño que los delincuentes hagan a un compañero. “No vamos a seguir rogando ni rezando; vamos actuar porque no hay otra forma”, advirtió Quiñónez.

“Nosotros nos hemos mantenido con las manos cruzadas y lo que tenemos en los colmados y en los almacenes es un Jesucristo crucificado; ahora vamos a tener un comerciante armado, pero también al mismo tiempo vamos a tener un grupo que cuando le hagan daño a un comerciante nosotros vamos a vengar el daño”, sentenció el dirigente comercial.

En cuanto a la posibilidad de que la integración de este grupo armado pueda incrementar la violencia, Quiñónez apuntó que “con esto no estamos contribuyendo a que se incremente la violencia; lo que estamos advirtiendo a los delincuentes que si nos dan duro, más duro nosotros les vamos a dar”, y agregó que a los delincuentes “no se les va a enfrentar con flores ni con biblias”.

Según Quiñónez, la “Unidad de Autodefensa Legítima” será un grupo que tendrá como base la Ley del Talión (ojo por ojo y diente por diente).

El dirigente comercial habló en rueda de prensa junto a dos viudas de comerciantes que fueron asesinados en sus negocios el pasado año.

Los comerciantes muertos fueron Fermín Vásquez, asesinado el 19 de julio del pasado año en un almacén de su propiedad, ubicado en el sector El Tamarindo, de Santo Domingo Este, y Pedro Sabala Castillo, muerto por asaltantes en octubre pasado, en la Javilla de Sabana Perdida. Dejó nueve hijos en la orfandad.

Rosadelia Mateo viuda Sábala y Agustina Díaz viuda Vásquez afirmaron que hasta ahora los culpables de matar a sus esposos se encuentran en libertad.

Al respecto, Quiñónez criticó que pese a que se existen sospechas de quienes asesinaron a sus compañeros, la Policía Nacional no ha sometido a nadie por alegada falta de pruebas, por lo que esos delincuentes andan libremente en las calles.

“Dos familias sin sus padres ¿que ha hecho la policía?, no hay nadie sometido porque decimos quienes son y la policía no los puede atrapar porque no tiene las pruebas, sabemos quienes mataron, pero la policía no los puede apresar porque no existen la orden de un juez y ellos van a seguir libremente”, resaltó.

FENACODEPRO

Otro grupo que manifestó temor ante la ola delincuencial en colmados fue la Federación Nacional de Comerciantes Detallistas de Provisiones (FENACODEPRO), que denunció que han tenido que cerrar sus negocios más temprano porque los apagones en horas de la noche se convierten en caldo de cultivo para los asaltos.

“Estamos muy temerosos, temblando de miedo por la oscuridad en los barrios, donde funcionamos con velas porque no tenemos el capital para comprar plantas, y eso nos llena de pavo y terror porque tenemos cerrar los negocios más temprano y los que optan quedarse abierto están siendo sujetos de atracos, poniendo en riesgo la vida de nosotros y los clientes, que además están dejando de visitar los negocios en la noche”, indicó Jhovanny Leyba, presidente de FENACODEPRO.