Crece temor por paramilitares en Colombia

http://hoy.com.do/image/article/59/460x390/0/B913F5A9-F09B-4D17-B367-71D2BC9E3D9C.jpeg

BOGOTA (AFP) – La preocupación por irregularidades en el desarme de los paramilitares colombianos aumentó tras denuncias de que esos grupos inflan sus desmovilizaciones con falsos combatientes y siguen ejerciendo la autoridad en algunas zonas.

Habitantes de la ciudad de Medellín citados por autoridades y organizaciones privadas aseguran que una facción paramilitar que se desmovilizará a fines de este mes en el departamento de Antioquia (noroeste), reclutó a jóvenes desempleados para presentarlos como combatientes.

Un hecho similar se registró en noviembre de 2003 cuando el desarme de otro escuadrón derechista, el Bloque Cacique Nutibara, incluyó a delincuentes callejeros enrolados a última hora, según admitió el gobierno, que celebra negociaciones de paz con las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

“Lo que uno ve es una desmovilización inflada. El gobierno, para tener los hombres que quiere, recibe a una cantidad de desempleados vestidos de combatientes”, dijo este viernes Rafael Rincón, del Instituto Popular de Capacitación (IPC, privado).

“Conocimos, por denuncias de algunos muchachos de Medellín, que había un reclutamiento para llevarlos al municipio de San Roque. Esas denuncias fueron puestas en conocimiento de las autoridades que investigan su veracidad”, señaló previamente Jorge Mejía, secretario de gobierno de Antioquia.

La inquietud por el desarme del Bloque Héroes de Granda aumentó luego de que el gobierno informara el jueves que ese grupo desmovilizará a unos 1.600 hombres, cuando en principio se habló de cerca de 800. Del total de combatientes, la mitad opera en Medellín, segunda ciudad de Colombia.

Esa facción surgió hace cerca de dos años y, sin embargo, su desarme será uno de los más numerosos realizados por las AUC, que han desmovilizado a 5.900 paramilitares de un total de 20.000 que deben salir del conflicto en lo que resta de 2005.

Las cifras de combatientes del Bloque Héroes de Granada también plantearon dudas sobre la presencia de los paramilitares en Medellín, pues con la entrega del Bloque Cacique Nutibara (871 miembros) se anunció que había quedado desmontada la estructura urbana de las AUC en esa ciudad.

Ambas facciones fueron creadas por Diego Murillo, alias ‘Don Berna’, quien es requerido en extradición por Estados Unidos, que lo acusa de narcotráfico. Murillo es considerado por la Policía el jefe de una banda de pistoleros a sueldo que actúa paralelamente al Bloque Héroes de Granada.

Carlos Lopera, de la privada Red de Iniciativas por la Paz (Redepaz), señaló este viernes que las anomalías hacen necesario reforzar la veeduría de la Organización de Estados Americanos (OEA).

A los interrogantes sobre el verdadero carácter de los desmovilizados se sumaron denuncias de que Murillo y ex combatientes promueven la construcción de cuatro barrios ilegales cerca de Medellín, lo que indicaría que siguen ejerciendo poder en las zonas de donde se supone salieron los paramilitares.

Adicionalmente el portavoz de ese grupo, Ernesto Báez, reiteró el jueves que las AUC aspiran a convertirse en partido político y a buscar el poder tras su desarme.

El senador Rafael Pardo dijo este viernes que el plan de paz con las AUC, tal y como está planteado, no garantiza el fin del paramilitarismo. “Están montando una estructura política al amparo del diálogo y al mismo tiempo ejerciendo la violencia, lo cual es un desastre para la democracia”, señaló.