Crecen políticas a favor de información

Crecen políticas a favor de información

Altagracia Paulino

La información sobre nutrición, alimentación saludable, seguridad y soberanía alimentaria son derechos fundamentales. Y así lo han entendido los poderes públicos de distintos países, luego de que la ciencia de la nutrición actual ha demostrado la relación de la alimentación con la salud y la calidad de vida.

Organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS), su red panamericana OPS y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), junto con otros organismos de Naciones Unidas, han advertido de las crecientes enfermedades crónicas no transmisibles causantes de la tercera causa de muertes en nuestra región.

Los hábitos de alimentación no saludables representan uno de los factores de riesgos que inciden en la prevalencia de enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes, hipertensión, entre otras, responsables del 81% del total de las muertes por año en las Américas, según la Coalición de América Saludable (CLAC).

Este colectivo integrado por 200 organizaciones de la región impulsa leyes para prevenir la incidencia de estas enfermedades, que pueden evitarse con leyes y políticas de salud pública que tengan como prioridad la atención primaria, en las que la orientación sobre la buena alimentación juega un papel preponderante para evitar ese tipo de enfermedades.

Le puede interesar: Todavía no estamos preparados para grandes huracanes

Ya las leyes de etiquetado frontal son una realidad como lo son las iniciativas que persiguen, que a través de la información en los rótulos de los alimentos se informe de los riesgos por la ingesta excesiva de sodio, azúcares, grasas, grasas saturadas, razón por la cual se imponen políticas de salud pública para proteger a la población.

La última información relacionada procede de Estados Unidos. La Administración de Drogas y Alimentos (FDA) propuso los nuevos estándares que los productos alimenticios deben cumplir para ser etiquetados como saludables.

Las nuevas reglas sugeridas por la FDA a las empresas implican estar alineadas con la ciencia de la nutrición, según comunicó el organismo el pasado 30 de septiembre. Precisa que para obtener una “etiqueta saludable “los productos deben satisfacer dos criterios: “Deben contener una cantidad significativa de uno de los grupos y subgrupos de los alimentos recomendados por las pautas dietéticas para los estadounidenses 2020-2025, como frutas, verduras o lácteos”. En segundo lugar, los alimentos deben cumplir los límites específicos de nutrientes como grasas saturadas, sodio y azúcares agregados.

Conforme al enfoque de la FDA, los nuevos estándares no solo contribuirán a que las personas asuman dietas más saludables, sino que ayudarán a las empresas a mejorar la calidad de los productos alimenticios.

Mientras en esta parte del mundo se busca una etiqueta responsable que impida la proliferación de las enfermedades no transmisibles, en la Comisión Europea trabajan para unificar los etiquetados ambientales y conseguir que los consumidores puedan elegir los alimentos con menor impacto en el planeta.

Aquí, en la República Dominicana, el Observatorio Nacional para la Protección del Consumidor (ONPECO) celebrará el Segundo Foro de Etiquetado Frontal de Advertencia Nutricional con el apoyo de la OPS/OMS, la FAO, UNICEF, PMA, CLAC e INABIE, con el propósito de que del mismo surja una Ley de Etiquetado como la requieren los tiempos, debido a que en este país, crecen las enfermedades crónicas.

El evento será el lunes próximo, 10 de octubre, en el Hotel Catalonia, con la participación de expertos nacionales e internacionales.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas