Crecida río San Juan amenaza cosecha de arroz a punto de recolectarse

POR MANUEL ESPINOSA
SAN JUAN DE LA MAGUANA.-
Unas 11 mil tareas sembradas de arroz corren el riesgo de perderse debido a que la crecida del río San Juan inundó gran parte del cultivo del cereal en zonas en proceso de recolección, y en otros lugares borró los canales por donde se irrigan.

De inmediato, Milcíades Espinosa, Jacinto de la Rosa, Gustavo Pérez y Rafael Mendieta, en nombre de decenas de pequeños y medianos productores, reclaman la intervención de las autoridades agropecuarias para salvar una parte de las 11 mil tareas sembradas de arroz ubicadas en las comunidades de Guachupita, Los Melones, Ramblazo, La Cala, El Corozal, Manoguayabo y en el proyecto agrario Los Recios, en este municipio.

Consideran que el desvio del río San Juan por parte de un ingeniero de apellido Olivero, para supuestamente construir una avenida de circunvalación que bordeará el indicado afluente, fue la causa que provocó que en dos crecidas consecutivas sus aguas provocaran los daños que denuncian.

Advierten que las aguas del río borraron no solamente los canales que conducían el agua hasta sus parcelas, sino también los caminos, los cuales se encuentran en tan malas condiciones que para poder acceder a sus predios deben hacerlo a lomo de animales con mucha dificultad.

“Ahora las miles de tareas de arroz en proceso de recolección, muchas están inundadas producto de la crecida del río San Juan y las que aún no lo están, se perderán porque las cortadoras no pueden llegar hasta los lugares antes citados”, agregan Milcíades Espinosa, Jacinto de la Rosa, licenciado Gustavo Pérez y Rafael Mendieta.

Piden al director ejecutivo del INDRHI, ingeniero Frank Rodríguez y el titular de Agricultura, ingeniero Amílcar Romero, que instruyan a sus subalternos en esta ciudad, los también ingenieros Antonio Ramírez y Juan Rodríguez, para que cuanto antes rehabiliten los canales y desvíen el río por su cauce anterior para salvar las 11 mil tareas sembradas del cereal que se están perdiendo. Advierten que su situación no tiene espera, ya que tienen compromisos con el Banco Agrícola y con el sector financiero, quienes les financiaron la siembra de esa once mil tareas del alimento, por lo que esperan una acción inmediata de las autoridades.

Se mostraron esperanzados en que todas las instituciones de ambos sectores agropecuarios, públicos y privados, aportarán lo que esté a su alcance para evitar que decenas de pequeños y medianos productores quiebren.