Crecientes costos amenazan revolución mundial de gas

En el Sabine Pass en el suroeste de Luisiana, se puede ver la revolución mundial del gas tomando forma.

Ya está en marcha la construcción de la primera planta de exportación de gas natural licuado de EEUU fuera de Alaska que está siendo construida por Cheniere Energy. Los dos primeros trenes, como se conoce a las líneas de producción de GNL, ya son visibles, y las bases están siendo instaladas por un tercero. Hay 2,000 personas que trabajan en el sitio, elevándose a 3,000 el próximo año para llevar la planta a entrar en servicio a finales del 2015.

Para los consumidores de gas de todo el mundo, estos son tiempos emocionantes. El abundante gas de esquisto de EEUU, desbloqueado por los avances observados en la perforación horizontal y la fracturación hidráulica (“fracking”), ha producido cerca de 25 propuestas de proyectos de exportación de gas natural licuado.

El benchmark del precio del gas Henry Hub de EEUU es aproximadamente un tercio del precio en Europa y una cuarta parte del precio en Asia, aumentando las esperanzas de los compradores, incluso permitiendo que, con los considerables costos de licuefacción, transporte marítimo y regasificación del GNL, las ventas futuras sean más baratas que los contratos de gas tradicionales vinculados al precio del petróleo, sobre todo en Asia.

Los compradores, que incluyen a Tepco y Osaka Gas de Japón, Kogas de Corea del Sur y Gail de La India ya han firmado acuerdos para comprar el GNL de EEUU.

Mientras tanto, están surgiendo otras fuentes de suministro potencialmente grandes, incluidos el gas de esquisto desde el oeste de Canadá y yacimientos de gas frente a Mozambique.

Sin embargo, un examen sobre los desafíos que enfrentan los nuevos proyectos de GNL en todo el mundo indica que, si bien la producción está, sin duda, destinada a crecer, es poco probable que crezca más rápido de lo que los consumidores desean.

El consumo de gas natural licuado ha aumentado rápidamente durante la última década, y sus ventajas como combustible son más fuertes que nunca.

Para Japón, necesitando nuevas fuentes de generación de energía tras el cierre de la mayoría de sus plantas nucleares, y para China, desesperada por quemar menos del carbón que crea letal contaminación, el gas ofrece una alternativa limpia y fiable.

Para los países europeos, como Polonia y Lituania, el GNL es también una herramienta estratégica, que les permite reducir su dependencia de Rusia.

Como resultado, el grupo de países que tratan de comprar GNL está proliferando, creciendo desde 11 en el 2000 hasta los 27 actuales, y probablemente llegará a 42 en el 2020, de acuerdo a Robin West, asesor de IHS Energy Insight, el grupo de investigación.

En la última década, el mayor contribuyente de nuevos suministros de GNL fue Qatar, y en esta década será Australia. Las mejores perspectivas para que la producción adicional entre a la década del 2020 son EEUU, Canadá y el este de África.

De ellos, EEUU está por mucho en la posición más fuerte. Cuenta con la mejor infraestructura de gasoductos, y la más fuerte industria de ingeniería. Incluso tiene terminales con muelles de carga y tanques de almacenamiento, construidos cuando parecía que EEUU sería un gran importador de GNL, que puede ser reconfigurado para la exportación.

Habiendo perdido tiempo durante años sobre los permisos para la venta de gas a los países que no tienen un acuerdo comercial con EEUU, el Departamento de Energía ha acelerado el ritmo en los últimos seis meses dando aprobaciones para cuatro proyectos más, además del de Sabine Pass. Los analistas esperan que siga pronto el siguiente de la fila, Cameron LNG en Luisiana, respaldado por Sempra Energy, GDF Suez, Mitsui y Mitsubishi.

No obstante, mientras la administración de Obama ha pisado el acelerador para las exportaciones de gas natural licuado, se encuentra bajo presión para aplicar los frenos por parte de las empresas que buscan preservar el gas barato de EEUU como una materia prima.

Los precios de la gasolina de EEUU probablemente serán decisivos. Si las exportaciones ya aprobaron la inserción de precios significativamente más altos, las aplicaciones futuras tendrán pocas posibilidades. También hay otros riesgos entre los que se incluye la posibilidad de que si demasiadas plantas se construyen a la vez, la capacidad de la ingeniería se estirará y los costos se elevarán.

Mientras las perspectivas para las exportaciones de EEUU pueden ser imprecisas, para otros países son positivamente vagas.

En Canadá, ocho proyectos han solicitado licencias federales para exportar gas desde la costa oeste, apoyados por compañías como Chevron y ExxonMobil de EEUU, Royal Dutch Shell y BG Group de Reino Unido, y Petronas de Malasia.

Esos planes están progresando. Tanto a Shell como a Chevron les han sido concedidas sus licencias, y Shell ha tomado dos pisos de un edificio de oficinas en Vancouver para su equipo de proyectos.

Sin embargo, estos proyectos son zonas no urbanizadas, en lugares remotos que requieren inversión en carreteras, alojamiento, así como las tuberías sobre las montañas rocosas y para las plantas. Existe el riesgo de una galopante inflación del costo sufrido por grandes proyectos de GNL como Gorgon y Wheatstone de Chevron en Australia.

Chevron argumenta que para reducir el riesgo comercial los productores tendrán que cobrar precios vinculados al petróleo.

“A menos que estos desarrolladores tengan certeza sobre los ingresos, es una propuesta difícil para ellos ir a sus consejos de administración y obtener los proyectos sancionados”, dice Joe Geagea, presidente de negocios de gas de Chevron. “Nadie quiere arriesgarse a menos que puedan obtener certeza sobre la realización”.

Si los compradores insisten en pagar los precios vinculados al Henry Hub, según los analistas, la mayoría de esos proyectos nunca se construirá. En Mozambique, los recursos son enormes. Pero los desafíos organizacionales son aún mayores.

Muchas de las compañías involucradas, incluyendo a Anadarko Petroleum de EEUU, PTT Exploración y Producción de Malasia y ONGC de La India, tienen poca experiencia en los principales grandes proyectos de GNL, y el mismo Mozambique todavía está desarrollando la capacidad de administrar su recién descubierta riqueza de recursos. Las compañías y el gobierno aún deben acordar un plan de cómo debería proceder el desarrollo de GNL.

“Están hablando de entrar en funcionamiento en el 2018, pero diría que eso es completamente irreal”, dice Neil Beveridge de Bernstein Research.

“Tomó 12 años para que Angola consiguiera que sus proyectos de GNL entraran en funcionamiento. No hay manera de que logremos sacar nada del GNL de Mozambique del lado del 2020”.

Otros nuevos proveedores potenciales también enfrentan dificultades. El proyecto propuesto de GNL de Alaska tiene patrocinadores de primer orden en Exxon, Conoco Phillips y BP. Sin embargo, los planes, los cuales incluyen un gasoducto para llevar el gas a través del estado de los campos petroleros en el norte hacia una nueva planta de licuefacción en la costa sur, se espera que cueste $65 millardos o más.

El gobierno de Rusia está dispuesto a reducir su dependencia de las ventas de gas de oleoducto hacia Europa, y está apoyando la planta de GNL de Yamal en el extremo norte. Sin embargo, el proyecto está siendo construido en las difíciles condiciones del Ártico, y los desarrollos de petróleo y gas de Rusia tienen la historia de estar sujetos a las vicisitudes de su política.

Sumando la capacidad de cada planta propuesta indica que habrá un exceso de oferta de GNL en los mercados mundiales en la década del 2020. La realidad es probable que sea diferente.

Para los productores de gas, un mercado constreñido sugiere que la rentabilidad de los proyectos de gas natural licuado, que a menudo ha sido decepcionante, podría empezar a mejorar en la medida que puedan completar sus desarrollos y mantener bajos sus costos.

Para los importadores, esto indica que pueden tener que moderar sus expectativas sobre el rol que el GNL puede jugar en su combinación energética. Más de otras fuentes – renovables, nucleares, de carbón o de su propio gas – pueden ser necesarias para llenar el vacío.