Crecimiento banca en sombra en China causa preocupación

Sin título

El crecimiento en China de la banca en la sombra está causando preocupación entre expertos y agencias de crédito.

Aunque su tamaño respecto al Producto Interno Bruto (PIB) de China aún no es alarmante, el crecimiento de los últimos años está alcanzando el 30 por ciento por ejercicio, frente al 10 por ciento al que lo hace de media en el resto del mundo, indica una publicación del diario español El economista.es.
Un informe de CaixaBank Research destaca que supone una incertidumbre importante no saber cuál es “el verdadero tamaño del shadow banking, dado que las estadísticas oficiales no proveen una estimación directa”.
Asimismo, analistas de la agencia de calificación Moody’s aseguran que este sector ha alcanzado los 58,3 billones de yuanes en 2016 (cerca de 9 billones de euros).
Los expertos de CaixaBank creen que esta cantidad por sí sola no es peligrosa, puesto que representa alrededor del 80% del PIB chino, muy por debajo del 150% del PIB que este sector representa en Estados Unidos (EEUU), pero sí preocupa su elevado crecimiento.
La banca en la sombra o sistema bancario en la sombra (en inglés, shadow banking system) es el conjunto de entidades financieras, infraestructura y prácticas que sustentan operaciones financieras que ocurren fuera del alcance de las entidades de regulación nacionales.
Este tipo de financiación está muy extendido en los países anglosajones, ya sea a través de los hedge funds, sociedades de capital riesgo, inversores privados que dan crédito a empresas o cualquier otro tipo de sociedades que se comporte como un banco sin la necesidad de ceñirse a la regulación pública del sector.
Aunque este sector puede ser positivo para la economía, puesto que ayuda a diversificar los riesgos financieros, los economistas de la entidad catalana destacan que “en el caso de China, el shadow banking se está canalizando hacia vehículos y prácticas financieras con elevado riesgo, y muchas veces con la participación del sector bancario formal”.
La conexión entre banca formal e informal puede ser peligrosa. Los productos de gestión del patrimonio (WMP por sus siglas en inglés), representan el 44 por ciento del total de la banca en la sombra china.
De todos esos activos, el 15% han sido comprados por bancos del sector formal en el mercado interbancario, mientras que “este porcentaje sólo era del 3% a finales de 2014”, según el informe de la entidad catalana.
“Un elemento inquietante a tener en cuenta es que muchos bancos tradicionales, con la ayuda del shadow banking, han reclasificado préstamos, muchos de ellos dudosos, en otros productos financieros que requieren provisiones mucho menores… esta práctica podría generar tensiones importantes en el sistema financiero”, destacan los economistas de CaixaBank.
Por todo ello, el Banco Popular de China incluirá a partir de este trimestre todos estos activos fuera de balance para medir mejor la expansión del crédito en el país y los riesgos potenciales del sistema financiero. Según destacan desde Bloomberg, esta medida llevará a que los bancos muestren un mayor crecimiento del crédito, pero a su vez significará que estas entidades podrían necesitar unos volúmenes de reservas superiores para hacer frente a los riesgos que plantean esos productos.