Crecimiento económico en el discurso  de  Danilo

El Presidente Danilo Medina dijo el discurso del PRD, que invertirá en la gente y  sacará de la pobreza a 1.5 millones de dominicanos. El financiamiento debe aportarlo el crecimiento económico, superior al 4.5% que planteó como objetivo anual, se consigue si la reforma fiscal integral persigue el ahorro y no la simple recaudación.

Como la población crece 1.5%, el producto por habitante aumentaría anualmente solo 3%. Además de no recaudar lo suficiente, retrocederíamos respecto a otros países, porque partimos de un producto por habitante de US$5,805, del lugar 91 de 181 países listados por el FMI. Creciendo 4.5% tardaríamos 16 años en duplicar el producto por habitante y 21 años y medio para llegar a la posición 47 que ocupa Chile con un producto por habitante de US$15,463. Para recaudar lo que necesita, reducir la distancia que nos separa y lograr la necesaria convergencia en el menor tiempo posible, estamos obligados a crecer consistentemente más que Chile.

El reto de Danilo es lograr un crecimiento económico que promedie 6%, para que el producto por habitante aumente anualmente 4.5%. A ese ritmo se reduciría a 12 años el tiempo necesario para duplicarlo y a 16 los años que nos separa del Chile de hoy. Además de la reforma fiscal integral, a la economía debe ingresar como mínimo US$3,000 millones anuales, por exportaciones, remesas, inversión directa y préstamos, para que el sector externo no sea una restricción del crecimiento. La política pública debe apoyar la inversión privada, para atraer capitales que en Europa tienen rendimiento negativo.

No puede repetir el crecimiento artificial y los déficits históricos de Leonel, quien financió el sector externo y el gasto corriente con préstamos, además de usar una “fuente extraña” a la que me refiero más abajo. No puede permitir que el financiamiento de Venezuela se siga usando en gastos corrientes, porque nadie sabe a dónde fue a parar los US$2,600 millones que debemos a ese país. Sin beneficios tangibles, Leonel y su gobierno convirtieron a Venezuela en nuestro principal acreedor, aumentaron la deuda 16 veces desde los US$194.5 millones que debíamos en 2005. 

Danilo dijo que su gobierno será ético, que no negociará con corruptos, condición imprescindible para liberar parte de los recursos que necesita. Si cumple y se distancia de Leonel y su gobierno, incluyendo la manera de financiar el sector externo y el crecimiento. Las estadísticas históricas están ahí, usaron una “fuente extraña” para compensar la reducción de fondos del exterior por US$825.6 millones en el 2011. En lugar de reducir las reservas internacionales como mandaba la política monetaria ortodoxa, combinando con menos importaciones de bienes y servicios, para restar velocidad al crecimiento del gasto (consumo e inversión), hicieron lo contrario, aumentaron las variables en US$295.2 millones y US$1,933.6 millones, respectivamente.

¿De dónde salió el monto de US$1,403.2 millones, que es la suma de la reducción del flujo de capital del exterior y de los aumentos de reservas e importaciones? La respuesta es directa: del lavado de activos, que en la balanza de pagos el Banco Central llama “errores y omisiones”. La partida registra un cambio de US$1,224.2 millones en 2011 respecto al 2010, faltando todavía US$179 millones para completar los US$1,403.2 millones.