Crecimiento y empleos

CRECIMIENTO PLA

Los números fueron muy superiores a lo esperado, debió celebrarse el anuncio de que la economía creció 5.5% y se crearon 72,003 nuevos empleos en los primeros tres meses del 2014. Pero nadie celebró, pasaron como estadísticas rutinarias, se diría un brindis al sol. Pero tiene su lectura, deben revisarse, porque la creación de plazas de trabajo es el verdadero desafío de la política pública. Y el crecimiento del PIB, que se correlaciona con el empleo, impacta la deuda pública, que desde el 2008 ha crecido sin parar en términos absolutos por el déficit fiscal, financiado con nueva deuda, en términos relativos por el aumento de la razón deuda/PIB.

El crecimiento del PIB reduce a un número todas las transacciones de la economía de un periodo determinado. Pero el estimado tiene debilidad y no es cualquier cosa, no se documentan todas las transacciones, en la economía dominicana solo el 44%, porque el 56% escapa de las estadísticas oficiales, la llamada economía informal, que no se sustenta con papeles, se estima con algún método. Lo mismo sucede con el empleo, se divide en formal e informal, este último un simple estimado, que puede ser cierto o no. Es decir, la medición del crecimiento del PIB y del empleo no escapa a la subestimación y sobreestimación, y una manera de comprobar si se está en presencia de lo último en el caso de los números del primer trimestre del 2014, es buscando inconsistencia.

La relación crecimiento del PIB-creación de empleos debe ser consistente con la experiencia histórica, si no se ha producido cambio de tendencia. El resultado fue que la elasticidad empleos netos-crecimiento fue positiva, equivalente a 0.71 puntos de aumento del empleo neto por punto de aumento del PIB. Dicho de otra manera: por cada punto de aumento del PIB se crearon 13,092 empleos. Cada punto de aumento del PIB produjo menos empleos netos que en el pasado. Los resultados difieren de la experiencia de los años 2005-2012, cuando en promedio se crearon 18,346 empleos netos por cada punto de aumento del PIB y la elasticidad fue 0.53.

Implicaciones: si aceptamos como válido el dato de los nuevos empleos creados, el crecimiento del PIB no pudo ser de 5.5%, la consistencia es con un crecimiento de 4%. Otra manera de comprobar inconsistencia, es investigando qué pasó con las nóminas de los trabajadores, la cantidad de horas trabajadas, si el aumento de los préstamos bancarios aumentó o no el stock de capital, y si se está en un proceso de cambio de tecnología productiva.

Porque para el FMI la debilidad es por el lado del trabajo, lo dice en su documento WP/13/40 del 2013 (preparado por Umidjon Abdullaev y Marcello Estevao): “A pesar del rápido crecimiento del producto, los indicadores del mercado laboral muestran una evolución deficiente. La tasa de empleo ha sido tradicionalmente baja comparada con otros países”. Sin importar si es como dice el trabajo del FMI, o es por el lado del crecimiento del PIB, o ambas, la inconsistencia sugiere que es inaplazable una estrategia para reducir la informalidad a 20% en el largo plazo, el promedio de la zona del Euro.