Cree bancos comerciales deben financiar
producción agrícola

POR ALEIDA PLASENCIA
El administrador del Banco Agrícola, Carlos Segura Fóster, planteó la necesidad de incentivar la participación de los bancos comerciales y de desarrollo en el financiamiento del sector agropecuario, mediante la creación de normas prudenciales especiales.

Asimismo, anunció que el que el Banco Agrícola aumentará a RD$5,115 millones, la cartera de préstamos dirigidos al campo.

Es necesario -señaló- consignar en el Presupuesto de Ley de Ingresos y Gastos Públicos, una mayor proporción de los fondos disponibles para el sector agropecuario.

Dijo que las exigencias del entorno internacional del país con miras a estabilizar la economía nacional, así como la gran demanda de financiamiento del sector agropecuario y microempresarios rurales, constituyen factores esenciales para dar respuestas oportunas y ofertar eficientes servicios orientados al impulso del campo dominicano.

Según dijo, también es necesario auspiciar una política de financiamiento compartido con recursos provenientes de los sectores público y privado y apoyar financieramente a los pequeños y medianos productores en la titulación de sus predios.

Sugirió también necesario crear una línea de crédito destinada a financiar actividades rurales no agropecuarias, tales como comercio local, artesanía, mejorar las viviendas y cualquier tipo de micro, pequeña y mediana empresa localizada en el ámbito rural, a los fines de crear una dinámica económica  que disminuya la migración del campo a la ciudad.

Consideró necesario gestionar ante los organismos internacionales de cooperación y financiamiento, recursos para  promover la inversión en el campo, “asumiendo nosotros el riesgo cambiario, si fuese necesario”.

Segura Fóster dijo que desde el 1996 a octubre del presente año, el Banco Agrícola ha desembolsado un monto de RD$16,274 millones, pasando de RD$646.4 millones a RD$2,660.1 millones, lo que representa un incremento acumulativo anual de un 17 por ciento.

Esos recursos -dijo- han sido canalizados a actividades tanto agrícolas como pecuarias, que son las que tradicionalmente financia el banco y al fomento de agroindustrias y microempresas rurales, lo que ha contribuido a la diversificación de la cartera y al mismo tiempo, a mejorar las condiciones de vida de los pobladores de la zona rural.

Dijo que no obstante el incremento de la cartera de préstamos en los últimos años, el banco no ha podido dar respuestas a la creciente demanda de crédito del sector agropecuario.

“En este nuevo gobierno, tenemos el gran reto de orientar el país hacia la estabilidad macroeconómica, para de ahí partir a la generación de una nueva cultura en el sistema financiero, más comprometido con la competitividad y eficiencia del sector agropecuario y de todos los sectores que promuevan el  bienestar social”, indicó.

Afirmó que las instituciones financieras para contribuir a evitar los riesgos en el crédito agropecuario, deberán proporcionar los recursos que permitan realizar las inversiones que mejoren la capacidad de gestión,  aumentar la productividad y por tanto, la competitividad en beneficio del progreso económico.

Segura Fóster habló de tema durante el “VII Encuentro Nacional de Dirigentes del sector agropecuario”, efectuado en el Hotel Capella, en Juan Dolio, San Pedro de Macorís.