Cree la discusión no debe ser sobre
valor de la moneda

http://hoy.com.do/image/article/281/460x390/0/D97C64E2-7148-4228-9FFA-676376612757.jpeg

POR MARIO MENDEZ
Pablo F. G. Bréard, vice-presidente y jefe de Investigación Internacional del Scotiabank, afirmó que debate en el país no debe centrarse en el valor de la moneda, sino en la regulación del mercado cambiario, para el tipo de cambio refleja realmente la oferta y demanda de divisas.

“Si la tasa se va de 1 a 25 pesos por dólar y de 25 a 3, eso es irrelevante”, expresó Bréard, quien está de visita en el país con motivo de una conferencia que ofrecerá hoy a clientes corporativos del Scotiabank.

“La discusión debe concentrarse no en el valor de la moneda, sino en el mercado”, expresó.

Explicó que cuando se procede, en forma discrecional, a determinar precios en la economía, “estamos interviniendo en los mercados en forma distorsionadora”.

Consideró que “lo importante es determinar que el mercado es transparente, competitivo, que hay reglas claras y que los actores son institucionalmente sólidos y financieramente solventes”.

En el caso, por ejemplo, del Banco Central de Japón, dijo que éste interviene, y compra y vende de vez en cuando, pero no fija el valor de la moneda.

“Interviene para moderar la volatilidad, y tiene 800 mil millones de dólares para intervenir”, expresó.

Consideró que ése no es el caso de la República Dominicana, que no tiene capacidad financiera para intervenir.

Por otro lado, Bréard aclaró que la reducción del “spread” de los bonos soberanos dominicanos no significa necesariamente que la República Dominicana esté mejorando su riesgo país.

Dijo que hay que hacer una distinción entre lo que es el riesgo de bonos soberanos y el riesgo país.

“Riesgo país incluye todos los tipos de riesgo a que está expuesta la República Dominicana, que incluyen el riesgo institucional, de políticas, de inseguridad, de huracanes, de infraestructura, etcétera”, explicó.

En cambio, explicó que el riesgo de bonos soberanos es “yo invierto en un papel, sentado cómodamente en una oficina en Londres, Inglaterra, y el riesgo soberano es que no me paguen ni mi cupón o me paguen el capital cuando se venza el papel”.

“Son dos riesgos distintos: uno es estar en el día a día y el otro estar muy cómodo frente a una pantalla de televisión o de una computadora”, agregó.

Reconoció que el mercado de bonos soberanos dice que el “spread” o diferencial se ha venido contrayendo de un nivel superior a los 1,500 puntos a 800 puntos, sobre la tasa de interés de los bonos del Tesoro de los Estados Unidos.

Sin embargo, aclaró que este comportamiento no puede ser atribuido a una mejora del riesgo país.

Explicó que en le mercado de bonos emergentes la República Dominicana participa con 0.4 por ciento en el índice.

“Lo que influencia a ese mercado no es la República Dominicana; es lo que pasa en los países dominantes en ese mercado, que son Brasil, México, Rusia, Turquía y Venezuela.

Si hay un accidente de riesgo país en Brasil, que es el país más dominante, va a impactar en los precios de los bonos de la República Dominicana”, explicó.

Señaló que el riesgo contagio se da en ambas direcciones. “Contagio no sólo significa que me contagio y me muero; contagio también significa que puedo mejorar”, expresó.

Afirmó que el mercado internacional de deuda emergente, se ha beneficiado de las bajas tasas de interés en los Estados Unidos, que lleva a los inversionistas a buscar mayor rendimiento en otros activos, como son los bonos de los países emergentes, y del precio del petróleo al alza, ya que dos de los grandes emisores de bonos son dos productores de crudo importantes: México, Rusia y Venezuela”.

“Esto hace que su capacidad de pago de los bonos soberanos haya mejorado, no el riesgo país, que se ha deteriorado en los tres países”, señaló.

El otro elemento que ha beneficiado el comportamiento de la deuda de los países emergente es que Brasil, como el país más importante América Latina, ha mejorado sus cuentas externas, y ha logrado una reducción tasa de inflación y un buen manejo de la deuda interna.

“Representando el 20 por ciento del índice de los bonos soberanos de los países emergentes, todo el mercado se beneficia del comportamiento de la economía brasileña, incluida la República Dominicana”, agregó.

Sin embargo, dijo que el hecho de que, en el caso de los bonos dominicanos, todavía haya un “spread” entre 800 y 400 puntos entre lo que vale el mercado y lo que vale la deuda dominicana, es un ejemplo de riesgo país en República Dominicana, no de riesgo soberano”.

No obstante,dijo que hay mucha posibilidades de mejora la situación, a través de un ajuste fiscal que haga sostenible el manejo de la deuda.

“Lo importante es asegurarnos de que el día después de la reestructuración de la deuda, haya una solución sostenible.

Si no el tema de la deuda va a ser recurrente en el futuro”, advirtió.