Cree no ha lugar casos de Félix a Félix impone influencia de Leonel Fernández

El presidente del Ministerio Jesús es Sanidad y Vida Eterna, Domingo Paulino Moya. HOY/Félix de la Cruz.
El presidente del Ministerio Jesús es Sanidad y Vida Eterna, Domingo Paulino Moya. HOY/Félix de la Cruz.

El vocero político evangélico reverendo Domingo Paulino Moya expresó hoy que el “no ha lugar” dictado en los diferentes casos por los magistrados Alejandro Moscoso Segarra y Víctor Mejía Lebrón, respectivamente, a favor del senador Félix Bautista y del alcalde de San francisco de Macorís, Félix Manuel Rodríguez Grullón, dejó claro que el ex presidente Leonel Fernández  logró imponer su influencia y  poder por encima de los poderes fácticos del país.

Paulino Moya, quien también es director ejecutivo del Foro permanente por la paz política global, dijo que el apoyo dado por el embajador James (Wally) Brewster al procurador general de la República,  Francisco Domínguez Brito, cuando lo visitó en su despacho, junto a empresarios del país, más el pronunciamiento del Episcopado Dominicano que condena la corrupción, evidencia que la lucha sostenida por el funcionario judicial contra los beneficiarios del “no ha lugar”,  es una lucha de poderes que no concluye, y que por el contrario continuará.

Expresó que entiende, además, que esos sectores de poder que por tradición imponían sus decisiones y que hoy con la decisión judicial de no ha lugar, han visto su influencia disminuida, procurarán de cara a las elecciones presidenciales, congresuales y municipales del 2016, influir para provocar un debilitamiento político contra el Dr. Leonel Fernández y el partido de Gobierno.

Manifestó que el purpurado evangélico dominicano siente una profunda preocupación, al  igual que otros sectores de la nación, amantes del orden institucional y la paz social que podría verse afectada si el próximo proceso electoral, no es desde esta etapa pre-Electoral, equilibrado mediante consenso con todos los sectores de la vida nacional.

Expresó que la democracia dominicana,  sin lugar a dudas, ha sido lacerada con la sentencia que deja libre de culpa al senador por San Juan de la Maguana y al alcalde de San Francisco de Macorís.