Crimen organizado deja al menos 17 muertos en Sur y Oeste de México

CHILPANCINGO, México, AFP. La violencia ligada al crimen organizado en México ha dejado al menos 17 personas muertas de forma violenta, entre ellos tres policías federales, en los estados de Michoacán, Jalisco (oeste) y Guerrero (sur), informaron hoy autoridades locales y federales.  

En Ciudad Altamirano, en el estado de Guerrero, la noche del viernes tres policías federales y cuatro civiles murieron luego de que hombres armados con rifles de asalto irrumpieron en un bar de la localidad y abrieron fuego contra los asistentes, informaron autoridades locales y federales.  

Fuente de la policía federal y del gobierno estatal informaron que dos de los uniformados murieron en el bar y uno más cuando recibía atención médica, además de que otros dos resultaron heridos.  

El ataque, cuyos motivos no han sido esclarecidos, dejó además cuatro civiles muertos, añadió la fuente del estado de Guerrero, distrito que registra presencia de grupos criminales ligados al tráfico de drogas.  

En el vecino estado de Michoacán, un funcionario de la fiscalía informó que la madrugada de este sábado se localizaron en una zona céntrica de la ciudad de Uruapan siete hombres sin vida, todos con una herida de bala en la frente, sentados en sillas y con mensajes atribuidos al crimen organizado.  

“Realizamos el levantamiento de los cuerpos de siete personas que estaban sentadas en sillas de plástico, con letreros (mensajes del crimen) y con un balazo en la cabeza, sobre una de las principales avenidas de Uruapan”, dijo el funcionario, que pidió no ser identificado.  

Un comunicado de la fiscalía detalló que las víctimas son de entre 20 y 40 años y que no han sido identificadas. Se presume que podría tratarse de personas que por unas monedas limpian parabrisas de automóviles en los cruces de avenidas.  

El funcionario explicó que los letreros son firmados por el grupo delictivo de Los Caballeros Templarios y que sería una advertencia contra violadores y criminales del orden común.  

Los cuerpos de otros dos hombres se encontraron con las mismas características en los municipios de Maravatío, y Ciudad Hidalgo, también en Michoacán, uno de los distritos más golpeados por las pugnas entre los cárteles de las drogas. 

En el estado de Jalisco, vecino de Michoacán, la policía estatal reportó que durante la mañana se encontró el cuerpo descuartizado de un hombre dentro de más de una decena de bolsas de plástico, en una carretera del municipo de Sayula.  

La violencia ligada al tráfico de drogas ha dejado en México más de 70.000 muertos en los últimos seis años, según cifras oficiales, la mayoría por ajustes entre los cárteles o en operativos militares para combatirlos. 

El presidente Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), asumió el poder el pasado 1 de diciembre con el compromiso de replantear la estrategia de seguridad y de reducir los niveles de violencia en México.  

El pasado miércoles, luego de que la víspera se vivieron distintos episodios de violencia, Peña Nieto pidió un plazo de un año para evaluar los resultados de su estrategia de seguridad, que se centra en la creación de una gendarmería y en una mayor coordinación con los gobiernos estatales.  

El anterior gobierno, encabezado por el conservador Felipe Calderón (2006-2012) estuvo marcado por una estrategia antidrogas con despliegue de más de 50.000 militares y miles de policías federales, lo que según organizaciones civiles y sectores de la oposición habría contribuido a la escalada de violencia.