Crimen y violencia cuestan 3% del PIB en América Latina

graficosss

Los costos directos del crimen y la violencia en algunos países de América Latina puede ser en promedio un tres por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), lo que equivale a lo que la región invierte anualmente en infraestructura, de acuerdo a una nueva investigación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La entidad señala que América Latina y el Caribe es excepcionalmente violenta y que la región aporta un 9% de la población mundial pero registra un tercio o un 33% de los homicidios. Con una tasa de homicidios superior a 20 homicidios por cada 100.000 habitantes y con una ligera tendencia ascendente. Aún al ajustar los niveles de inseguridad por los niveles de ingreso, de desigualdad y pobreza, los países tienen niveles excepcionalmente altos de violencia, en especial en homicidios y robos.

En República Dominicana la tasa de homicidios intencionales es de 22,1 por cada 100.000 habitantes, superior a la media regional.

El estudio “Los costos del crimen y la violencia en el bienestar en América Latina y el Caribe” revela que las consecuencias de ambos problemas son graves y duraderos. “El crimen y el temor al crimen influyen en la conducta de las personas, limitan las decisiones de inversión de las empresas, minan la confianza en las instituciones responsables de garantizar la seguridad pública y distorsionan la asignación de recursos públicos y privados”, expresa.
Indica que el crimen y la violencia tienen un enorme impacto sobre el desarrollo de América Latina y el Caribe, una región que además padece de importantes brechas de conocimiento sobre el tema que debilitan su capacidad para formular políticas públicas efectivas.

“El crimen deprecia el capital humano, físico y social de la sociedad y afecta de manera desproporcionada a los pobres”, dijo Nathalie Alvarado, Coordinadora del área de Seguridad Ciudadana del BID. “Es fundamental entender por qué nuestra región tiene tanta violencia y de ahí identificar las intervenciones que sean más efectivas de acuerdo con nuestra realidad”, dijo.

El estudio sobre costos del crimen es el primer trabajo sistemático que reúne investigaciones rigurosas en la región sobre este tema. Con metodología de frontera, examina costos directos, como el gasto en seguridad pública y privada, el sistema de justicia y los costos sociales de los homicidios, Y aborda costos indirectos como la medición del sufrimiento o el cambio de rutinas por temor a ser víctimas del crimen.

La investigación del BID incluye estimaciones de los costos directos del crimen con una metodología homogénea para cinco países: Chile, Costa Rica, Honduras, Paraguay y Uruguay, en estos el costo del crimen promedia 3% del PIB. Chile registró el menor costo de 1,8% del PIB y Honduras el mayor, con 4,6%. El costo fue de US$3,900 millones del 2010.

Es la región con más asesinatos

América Latina registra el 33% de los homicidios en todo el mundo, lo que la convierte en la región con el mayor porcentaje de asesinatos en todo el mundo, con África por detrás con 31%, Asia en tercer lugar con 28% , seguida de lejos por Europa y América , con solo 5% y 3% del total, respectivamente, y Oceanía, que representa menos del 0,3%.

Los niveles de homicidios en la región no solo son altos sino que también se observan tendencias preocupantes. Si bien en numerosas regiones (como en el África subsahariana) la tendencia de homicidios disminuye, ALC es la única región donde la violencia sigue siendo alta y ha seguido aumentando desde 2005. De hecho, en la mayoría de los países de ALC los niveles de violencia son tan altos que el aumento de la violencia se compara con el de una epidemia, según los estándares internacionales.
Estadísticas para actuar

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) señala que esta tendencia creciente de la delincuencia no parece ir acompañada de una inversión significativa en la labor de conocer más sobre este problema y sobre la eficacia de las políticas dirigidas a resolverlo. La entidad lanzó una nueva base de datos sobre programas de seguridad ciudadana en la región.