Crisis CP y división PLD impactó en resultados proceso

El pais.Almuerzo semanal del Grupo de Comunicaciones Corripio, con la señora Lety Melgen Investigadora Social, señor Wilfredo Lozano Sociólogo, Investigador Social y el señor Juan miguel Pérez Sociólogo. Hoy/ Pablo Matos  18/03/2020
El pais.Almuerzo semanal del Grupo de Comunicaciones Corripio, con la señora Lety Melgen Investigadora Social, señor Wilfredo Lozano Sociólogo, Investigador Social y el señor Juan miguel Pérez Sociólogo. Hoy/ Pablo Matos 18/03/2020

Al analizar los resultados del proceso electoral del pasado 15 de marzo en el que el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) registró una baja en el control de importantes gobiernos locales, el sociólogo Wilfredo Lozano afirmó que era visible que esa organización estaba corroyéndose y que había un deterioro en la capacidad de seguir controlando el aparato político con la eficacia que lo hacía.
“Ese corporativismo estatal terminó generando consecuencias no buscadas y profundos conflictos en la élite que domina el Estado, con inconformidad de las bases, de las dirigencias medias, hasta que llegó a un punto donde el árbitro corporativo, que era el Comité Político, fue víctima de su propia medicina. De repente ese núcleo generó un espacio de ilegitimidad interna brutal, que culmina en una división entre Leonel y Danilo”, analizó.
Agregó que la ola de rechazo de la población contra el partido de gobierno no se le puede atribuir solo a la manifestación de jóvenes en la Plaza de la Bandera, sino que es producto de una serie de situaciones que se venían sucediendo.

A seguidas, agregó: “por otro lado, creo que la eficacia del uso clientelista de los recursos públicos, y un eficaz dominio de la decisión de la gente más pobre, tiene mucho que ver con la capacidad de la élite que dirige ese proceso. Desde que hubo fricción en el manejo eficaz de la política del PLD, eso falló”.
Durante su participación en el Almuerzo Semanal del Grupo de Comunicaciones Corripio, el experto en ciencias sociales ponderó también la integración y participación de la sociedad civil, en pro del fortalecimiento de la democracia y citó el caso de Marcha Verde, entre otros movimientos.

Dijo que el panorama actual plantea un cambio en la vida interna de los partidos. “La derrota del PLD tiene que ver no solo con la división de sus dos líderes, sino también con un descontento con la dirigencia media”, puntualizó.

Desde su punto de vista, el Partido Revolucionario Moderno (PRM) adquiere una gran responsabilidad al ganar en mayor proporción los gobiernos locales.
“Y tal como dijo el presidente Danilo Medina creo que en mayo habrá un desplazamiento de la hegemonía peledeísta en el dominio del Congreso Nacional”, vaticinó.

Agregó que quizás en la Cámara de Diputados se dé más equilibrio por tratarse de candidaturas plurinominales, pero en el caso del Senado que son uninominales hay cierta incertidumbre. “Si se repite lo que pasó en las elecciones pasadas, el PRM tendrá un dominio muy grande en el Senado. De lo contrario, posiblemente estemos viendo un equilibrio de fuerzas con ligero predominio de la oposición”, acotó.

De su lado Lety Melgen, investigadora social, consideró que el colectivo que se manifestó en la Plaza de la Bandera puso en “jaque” a la élite política de la República Dominicana.
Mientras el sociólogo Juan Miguel Pérez sostiene que el nuevo gobierno a ser escogido en las elecciones de mayo debe abrir un proceso de conversación democrática con todos los sectores sociales, que no existe. Considera, de igual forma, que la organización del poder debe ser mejor distribuida.
“Eso es precisamente lo que está pidiendo la gente de manera no madurada, sin liderazgo. Por eso decimos que aquí la indignación pudo más que el plan social y otras medidas clientelares”, precisó.
Recordó que inclusive, los actores políticos tuvieron que abstenerse de acudir a esas manifestaciones.
“La clase política no ha movilizado lo que la gente de manera espontánea, guiada por ese sentimiento de indignación común llegó a hacer”, precisó.
Según opinó esa demostración de indignación de la diáspora “que es inédito, creo, en la historia de este país” es un indicador de ese hartazgo colectivo.
“Aquí la desidia era la ley”, acotó.
En su intervención, Lety Melgen aboga por un debate público en el que se analicen las políticas sociales en favor de la población y no de intereses particulares.

Explicó que aunque en términos estadísticos el PLD plantea que ha reducido la pobreza, la realidad es que lo que ha cambiado es la metodología de cálculo de la pobreza.
“Como ha pasado con el tema de vivienda que hemos pasado de tener 2.1 millones de viviendas en déficit a un millón, pero no ha sido por políticas publicas, sino por un cambio en metodología del cálculo”, precisó Melgen durante su participación en el Almuerzo del Grupo de Comunicaciones Corripio.

 

Cierre de ciclo político

Para Lety Melgen, investigadora social, el país está a la puerta de un cierre de ciclo político en el que “tambalea” la hegemonía pedeleísta. “Evidentemente hay un cambio en la correlación de fuerzas en este momento en lo local y eso tendrá repercusiones, incluso, en el flujo económico, pero queda la duda si a partir de ahora se producirá un fortalecimiento de la democracia y la institucionalidad, donde los ciudadanos tengan garantizado un sistema de salud de calidad, educación, y otros servicios, o si, por el contrario, se continuará con esa cultura clientelar que predominó durante los últimos 20 años”, precisó.
A la joven profesional le inquieta hacia donde se dirigen estos nuevos actores que se introducen en el espacio público. “Con toda honestidad la puesta que veo en el PRM es un tanto conservadora. Aquí hay que hacer grandes transformaciones”, acotó. En ese contexto ponderó la propuesta del partido opositor en materia de justicia.
“Lo primero es garantizar la independencia de la justicia que ha estado secuestrada por los peledeístas”, dijo Melgen.