Crisis de Haití hace caer tercer ministro en un año

8B_El Mundo_23_2,p01

La honda crisis política y económica que vive Haití precipitó ayer la renuncia del primer ministro Jean-Michel Lapin, el tercer jefe de Gobierno que pierde el cargo en menos de doce meses, y el nombramiento de un tecnócrata desconocido como su sucesor. Lapin ostentó la jefatura de Gobierno desde el pasado marzo, primero de forma interina y después con la etiqueta de “designado” por el presidente, Jovenel Moise, pero a diferencia de sus antecesores, ni siquiera consiguió ser ratificado en el cargo.
El primer ministro dimisionario tiró la toalla después de tres meses de infructuosas negociaciones para tratar de que el Parlamento aprobara su programa de Gobierno, pero el último intento, el pasado junio, concluyó con una batalla campal en la sede legislativa en la que los senadores se arrojaron sillas, mesas y otros muebles.
Pocas horas después del anuncio de la salida de Lapin, Moise se apresuró a designar a su sucesor- Fritz William Michel, un alto funcionario del Ministerio de Economía y Finanzas del que muy poco se sabe en las calles y en los círculos políticos de Puerto Príncipe. Michel ha desempeñado su carrera en los despachos del Ministerio de Economía y Finanzas y ha escalado hasta ser asesor del ministro, pero hasta ahora no había llegado a un puesto de primera línea.
El pasado mayo fue propuesto como ministro de Planificación por Lapin, pero no fue ratificado en el cargo porque el Parlamento no llegó a dar el visto bueno al gabinete del jefe de Gobierno dimisionario.
El nombramiento fue anunciado en un escueto mensaje de Twitter de Moise, en el que el presidente afirmó que ha designado a Michel “para hacer frente a las urgencias actuales” que vive el país más pobre de América, que está sumido en una constante inestabilidad.