Crisis económica borró reformas

http://hoy.com.do/image/article/221/460x390/0/481EBAFC-66AB-4486-9933-9E37D6456C29.jpeg

POR GERMAN MARTE
La crisis económica que afectó al país durante el cuatrienio pasado echó por la borda todas las reformas de varios años, afirmó el director ejecutivo del Consejo Nacional de Reforma del Estado, Marcos Villlamán.

Indicó que del 2000 al 2004 aumentó la pobreza en el país, por lo que se precisa hacer nuevos esfuerzos para reponer elementos de equidad.

“La crisis acabó con todo, porque la pobreza que se combate con políticas sociales supone un marco de estabilidad económica, y si este es inestable, la inflación se dispara y el dólar se dispara, por necesidad todo lo que se haga en política social no tiene posibilidad de éxito. Esa es la experiencia que tuvimos en estos últimos cuatro años”,  manifestó el sociólogo.

Dijo que durante la gestión pasada quisieron hacer las reformas a contrapelo de la crisis, que era mayor que cualquier esfuerzo que se hiciese para impulsar las reformas.

No obstante, reconoció que hubo avances en la organización del Estado como es el caso de la gestión municipal, y hoy hay muchos municipios que se están integrando a una dinámica de presupuesto participativo, mayor espacio para la ciudadanía y transparencia en la administración.

Villamán explicó que hace ya siete años cursa en el Congreso un proyecto de ley sobre descentralización que se consensuó con la sociedad civil “y esto va a permitir espacios institucionales de participación tanto en a nivel del poder central como de los poderes locales en las regiones, los municipios y los barrios, eso sería un avance invaluable”.

EL MAYOR DESAFIO

El director del CONARE entiende que uno de los grandes desafío que tiene el país es construir un Estado capaz de ser un agente visible de la equidad social.

 El director de CONARE adujo que el Estado debe tener una articulación con el mercado que propicie la equidad, y una relación con los actores sociales que propicie ese tipo de espacio social y que permita a todo el mundo ver que vale la pena vivir en sociedad.

En sentido dijo que la primera acción está haciendo la gestión que encabeza ha sido retomar  esfuerzos para redefinir los lineamientos del Estado respecto a las reformas.

“Eso que se hizo hace ya ocho años, retomarlo ahora para poder reubicarlo en este contexto cuáles pueden ser hoy esos lineamientos del Estado dominicano y que ese documento recoja las sugerencias, impresiones y direcciones del presidente de la República y las traduzca a lineamientos de estrategias políticas y de reformas del Estado”, señaló Villamán.

Dijo que con esos elementos, instituciones que hacen reformas como Educación y Salud tendrán un horizonte en el cual engancharse.

Asimismo, favoreció darle continuidad a las cosas buenas que recibieron de la gestión encabezada por el doctor Tirso Mejía-Ricart  como las reformas municipales y la descentralización.

Añadió que se precisa de la ley de partidos y una reforma constitucional “tranquila, con menos sobresaltos” que permita la aprobación de una Carta que  resista a largo plazo y no como se ha hecho hasta ahora, respondiendo a intereses partidarios coyunturales.

“Hay que abocarse a una reforma constitucional que exprese el nuevo pacto social a que arribamos como sociedad”, dijo Villamán.

En cuanto a la ley de partidos, Villamán dijo que en toda América Latina, no sólo en el país, los partidos atraviesan por una crisis de credibilidad, lo cual los obliga a readecuarse, para lo cual también se necesitan reformas en los partidos para que propicien la democracia interna, respeten a las bases, para que estén en condiciones de predicar democracia hacia la sociedad y repensar la política como un servicio y no como una ocasión para enriquecerse.

Puntualizó que esto conlleva un trabajo arduo y que el CONARE está en la disposición de propiciar las reformas para que eso ocurra, pues como tal no puede hacerlas.

Sin embargo, aclaró que no bastan las leyes para lograr que las cosas cambien, pues se precisa de un cambio cultural, las actitudes, las prácticas y los valores de los principales actores políticos.

Y destacó que esto se logra a través de un marco institucional que fije lo que hay que hacer, la difusión de las reformas y la educación ciudadana respecto a ellas.

Consideró que en la administración pública hay que hablar tanto de modernización como de reformas.

Dijo que la administración pública debe ser más eficaz en los servicios que ofrece a la población y eso se logra vía la modernización, generando procedimientos adecuados, aportando nuevas tecnologías y unos recursos humanos que entiendan que su función es ofrecer un servicio a la ciudadanía.

En ese sentido, dijo que es necesario retomar algunos avances registrado durante el primer gobierno del PLD, y lograr que el personal de las oficinas públicas entienda que su función es servir a la ciudadanía “y eso implica el manejo pulcro de los recursos del Estado”, rendición de cuentas y un manejo transparente del presupuesto y que la población tenga derecho a accesar a las informaciones sin dificultad.

Dijo que su gestión trabajará en la promoción de una ética pública “como convertir la lucha contra la corrupción en algo positivo”.

Asimismo, dijo que no es posible que cada cuatro años el Estado dominicano cambie totalmente su personal, “eso es irracional” desde el punto de vista económico, pues se invierte en la capacitación de los empleados para luego dejarlos en la calle, “eso es una locura”.

En tal sentido consideró imprescindible que funcione la Ley de servicio civil y carrera administrativa, algo que estima “difícil” pero que hay que abordar.

Manifestó que sólo se superará cuando se generen más empleos y los militantes dejen de ver al Estado como un botín, porque si no hay empleos a nivel social, los miembros de los partidos se sienten en el derecho de ir a las oficinas públicas en busca de empleos para sobrevivir.

“Entonces hace falta generación de empleos, estabilidad económica y buenas políticas sociales para que hagan posible que el Estado tenga menos presión con respecto a los empleos y el ´empleismo” no impida las reformas”, precisó Villamán.