Crisis fanáticos disgustados con actuación Barça

D1

El penal convertido por Lionel Messi en la agonía del partido dio el triunfo al Barcelona contra el recién ascendido Leganés, pero hizo poco por mitigar la presión en el Barcelona, que se encuentra ahora en una situación inusitada para el exitoso club: tiene que reconciliarse con sus aficionados.
Un concierto de silbidos acompañó a los jugadores del conjunto catalán durante el gris encuentro del domingo en el Camp Nou. Ello derivó en que algunos futbolistas y el técnico Luis Enrique abandonaran la cancha disgustados y exigieran más apoyo del público. Se trata de una situación poco común para uno de los clubes más exitosos del mundo en la última década. Y los problemas podrían agravarse si el equipo no logra un buen resultado el próximo fin de semana, ante el Atlético de Madrid en el Vicente Calderón, donde los “Colchoneros” han hilvanado cuatro victorias consecutivas en la liga española. “En este momento, no necesitan silbidos los jugadores, necesitan apoyo, cariño y dar la vuelta todos juntos”, reprochó Luis Enrique. “Es que yo, como un aficionado de un equipo, silbar a un jugador del propio equipo, para mí no tiene sentido, pero evidentemente que cada uno puede demostrar su disconformidad de la manera que quiera”. Pero la mayoría de los hinchas del Barsa no digiere aún la derrota humillante por 4-0 que le endilgó el París Saint Germain la semana pasada en la Liga de Campeones. Esa goleada dejó al club prácticamente eliminado del certamen.
Y un revés ante el Atlético volvería incluso más comprometida la situación del Barcelona en la liga española, donde marcha un punto detrás del Real Madrid, que sin embargo tiene dos partidos menos.
Ante Leganés, Messi lució molesto incluso tras anotar el penal del triunfo, que no celebró. “Es evidente que en algunos momentos falta confianza, pero creo que el equipo ha dado la vuelta a un partido que se nos complicaba”, rescató Luis Enrique. “Ha sido a través de un penalti, pero tal como estamos, que bienvenido sea”. El arquero Marc Andre ter Stegen, quien debió hacer algunas buenas atajadas frente al Leganés, dijo que no entendía las muestras de desaprobación en el Camp Nou. “Creo que todos los que estaban en el campo han intentado hacer lo mejor, y creo que lo más importante es apoyarnos en fases en que tenemos, como esta semana, con la derrota de 4-0 en París”, comentó. “Necesitamos al público, sobre todo en casa, y que nos apoyen y que podamos ganar todos juntos, que perdemos todos juntos, pero lo que importa es que estemos unidos”. El cotejo ante Leganés, que no ha ganado en 11 compromisos y se ubica apenas un punto encima de la zona de descenso, fue presenciado por unos 63.300 espectadores, el menor número que se haya dado cita en el Camp Nou esta campaña.
Los que asistieron, reprobaron el desempeño colectivo del Barsa, pero buena parte de los silbidos apuntaron contra el centrocampista Andre Gomes, recién fichado y quien fue sustituido a los 80 minutos, tras otra actuación decepcionante. Luis Enrique, duramente criticado tras la desmoralizadora derrota ante el PSG, fue también increpado por los aficionados. Parte del público coreó.