Crispación

Claudio Acosta

¿A quién deben obediencia los legisladores del PLD, o de cualquier otra organización política; al partido político que los postuló, al pueblo que los eligió o a la Constitución que juraron respetar y defender? Se trata de una vieja discusión sobre la que todavía no nos ponemos de acuerdo, pero que ha cobrado actualidad con la respuesta del vocero de la bancada peledeísta, Rubén Maldonado, a la advertencia de Reinaldo Pared Pérez de que serían expulsados los legisladores que desobedezcan la línea partidaria en el caso de que el Comité Político ordene a sus legisladores apoyar una reforma constitucional que le abra paso a la reelección del presidente Danilo Medina. Pero también hay que decir que la reacción de Maldonado, quien afirma que los legisladores peledeístas solo deben obediencia al pueblo, como manda la Constitución, muestra en carne viva los inéditos niveles de confrontación que se viven en el peledeísmo. Culpas son de la reelección y no de España, podrían argumentar los envalentonados seguidores del expresidente Leonel Fernández, que no han podido ofrecer un argumento convincente que justifique el empecinamiento de su líder en optar por un cuarto período con todos los vientos en contra.

¿Cuándo será?- El ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, presentó el pasado martes el proyecto de expansión del Sistema Nacional 9.1.1 a autoridades y directivos de instituciones empresariales y comunitarias de Santiago, donde se espera replicar, con igual éxito, la experiencia del Gran Santo Domingo, donde ya se registra una disminución de los índices de criminalidad y delincuencia. Las informaciones ofrecidas a los medios sobre ese encuentro no indican, sin embargo, cuándo empezaría a operar el 9.1.1 en la Ciudad Corazón, acosada por una violencia criminal que no da tregua ni de día ni de noche a sus residentes, que no saben ya a qué santo encomendarse para que los proteja.