Critica exoneren ISR a empleados
hasta RD$240,000

POR EVARISTO RUBENS
El sacerdote José Luis Alemán consideró como “una barbaridad” que se exonere del Impuesto sobre la Renta a todos los empleados públicos y privados que ganan menos de RD$240,000 al año. Asimismo, Alemán, quien también es economista, dijo creer que de la esencia de la democracia es que cada ciudadano tiene derechos, pero también obligaciones.

Indicó que esos empleados no deben pagar mucho, pero sí entre el 2 y el 3% de sus ingresos, que deben ser retenidos por las empresas e instituciones estatales.

“Yo creo que es una barbaridad lo que se está haciendo, exonerar del impuesto a todos los empleados que ganen menos de RD$240,000 al año”, sostuvo Alemán.

Dijo que esa es la única manera que los ciudadanos tienen en serio “y para que salgamos de una vez de esta cultura de que el Estado tiene que resolvernos nuestros problemas sin nosotros hacer nada”.

Tras señalar que ese existencialismo ha sido fatal, el economista Alemán manifestó que “a mí que no me mareen con muchas cosas de nuevos impuestos”.

Dijo que con el cobro del Impuesto sobre la Renta a los empleados públicos y privados que ganan hasta RD$240,000 anuales, se pueden arreglar muchas cuestiones y se le devuelve la dignidad al ciudadano.

Indicó que si a él le regalaran RD$1000 mensuales lo ofenden, porque entiende que debe ganárselo.

“Ahora, si uno se acostumbra desde muchacho a que la vida es un regalo, entonces la ofensa es que no se lo den, pero eso hay que irlo cambiando”, añadió.

Además, estimó correcto el argumento del Fondo Monetario Internacional (FMI) de que se establezcan nuevos impuestos en el país, debido a que con la aplicación de los acuerdos de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y los tratados de libre comercio, se van a reducir de manera significativa los ingresos de Aduanas.

Precisó que la aplicación de la OMC, que no es un problema sólo de los Estados Unidos y la República Dominicana, va a reducir mucho el ingreso de Aduanas, porque hay que ir bajando las tarifas aduaneras.

Agregó que hay que ir desmantelando una serie de sectores de producción que están financiados, como es la agricultura (arroz, tomate, cebolla y otros) que van a crear problemas enormes.

Dijo que ante esa situación, el FMI lo que quiere es que, por lo menos, no disminuya la capacidad que tenga el gobierno de poder enfrentar esos problemas.

Manifestó que esa es la lógica, pero que la realidad que hay es que no sólo es difícil pagar impuestos, sino que a nadie le gusta pagarlos.

Alemán, quien fue entrevistado mientras asistía al seminario internacional “Evolución y Perfeccionamientos Recientes de los Sistemas de Pensiones de América Latina”, indicó que también hay un ambiente nacional de que el dinero del Estado no se usa de la manera más correcta.

Expresó que las aprobaciones de impuestos deben ir unidas a ciertas especificaciones del gobierno, diciendo a lo que se va a dedicar ese dinero, con sus respectivas sanciones, si no se ejecuta de esa manera.

Señaló que generalmente en el país se tiene la sensación de que unos están pagando la buena vida de otros y que eso es muy desagradable. “Esto no es de este gobierno, porque está ocurriendo en todas las democracias”.

Consideró que en el país “hay un mínimo de confianza” en el manejo de los recursos del Estado, pero que hay falta de recursos para los hospitales, educación, bacheo de calles y otras necesidades.

Al opinar sobre las ayudas del gobierno a los pobres, Alemán expresó que “la idea es buena, usted tiene que tratar de que la gente más pobre no sufra tanto. La Tarjeta Solidaridad es un paso administrativo importante”.

Sin embargo, dijo que si en un barrio hay una persona a la que le faltan dos o tres cualidades para recibir la tarjeta y al lado tiene otra que la recibe, pero en la misma cuadra a lo mejor hay 30 que la reciben y 40 que no; eso va a crear un problema social.

Reiteró que si no hay un cambio en el reconocimiento de que el Estado es responsable ante los que pagan impuestos, no habrá reforma que valga.

Dijo que el problema del país es que la clase media está pagando la electricidad con unas tarifas horrendas, lo que no es un impuesto, pero que en el fondo la paga para subsidiar a otra gente como un impuesto.

Alemán manifestó que esas son las cosas por las que mucha gente sana que ha logrado un nivel mínimo, se resiste a todo cambio.