Critican duramente a Trump luego de violencia en Chicago

M2

Washington. EFE. El precandidato presidencial republicano Donald Trump recibió ayer duras críticas en EE.UU. tras los episodios de violencia que afectan a su campaña, uno de los cuales obligó al magnate a cancelar un mitin electoral este viernes.
Cinco personas fueron detenidas y dos agentes de policía resultaron heridos este viernes en Chicago debido a los altercados, que estallaron dentro y fuera del pabellón que iba a acoger el acto a causa de una protesta contra el magnate, líder de la carrera hacia la candidatura republicana a la Presidencia de Estados Unidos. Con un tono desafiante, el magnate inmobiliario habló hoy en un mitin en Dayton sobre los disturbios para defender a sus seguidores y buscar culpables. “Mi gente es fantástica. La gente que había allí no causó ningún problema”, afirmó Trump en referencia a sus simpatizantes, al describir la manifestación como un “ataque planeado” que violó su derecho a la libertad de expresión estipulado en la Constitución. “Estamos todos juntos y queremos llevarnos bien con todo el mundo, pero cuando ellos (los manifestantes) tienen tipos organizados profesionalmente, nosotros tenemos que contraatacar”, subrayó el empresario neoyorquino ante miles de personas. Los manifestantes de Chicago portaban pancartas en las que se leían consignas como “Trump igual a odio” o “Yo no soy un racista”, y uno de ellos, Cristina Guadarilla, de 26 años, dijo a Efe que “da miedo ver lo que este hombre puede causar al país”. Los participantes en la protesta, organizada por una coalición con notable presencia de asociaciones latinas y afroamericanas, también gritaron “¡Bernie, Bernie!”, en referencia al aspirante presidencial demócrata Bernie Sanders. “Algunos representan a Bernie, nuestro amigo comunista. Él debería decirle a su gente- ‘paren’”, recordó el empresario a Sanders, quien se define como un socialista democrático. El multimillonario vivió un momento de tensión en Dayton cuando un hombre intentó irrumpir en el escenario y obligó a intervenir a los agentes del Servicio Secreto de EE.UU. que velan por la seguridad de Trump. La cancelación del mitin en Chicago culmina una serie de incidentes violentos que han salpicado la campaña del magnate.