Crónica de una manipulación anunciada

http://hoy.com.do/image/article/19/460x390/0/D2543A35-BA51-4E33-9DFC-A55136D1CC6B.jpeg

Ayer ocurrió en el mercado cambiario lo que había anunciado esta sección económica del periódico Hoy, que tras significativas reducciones que habían venido produciendo en el precio del dólar, hasta alcanzar un nivel de entre 43.50 pesos y 45 pesos por uno, intermediarios volverían a subir la tasa de cambio para obtener altos beneficios.

De acuerdo a lo que había adelantado esta sección económica, en base a informaciones recibidas de fuentes confiables ligadas al mercado cambiario, algunos intermediarios estaban esperando que la tasa de cambio llegara a 43 pesos por dólar, para hacer que volviera a subir.

Y como si, para parafrasear al escritor Gabriel García Márquez, se tratara de la crónica de una manipulación anunciada, eso fue lo que pasó. Ayer el dólar desapareció al mercado, y después de haber bajado a un nivel cercano a los 43 pesos por uno, no aparecía ni a 47 pesos por uno.

La mayoría de los intermediarios decían a los clientes que no tenían divisas disponibles para la venta.

Es un juego que deja cuantiosos beneficios a algunos intermediarios y que se ha venido repitiendo periódicamente en el mercado cambiario, hasta convertirse en un círculo vicioso.

Algunos intermediarios hacen bajar la tasa para acumular inventarios, y cuando ya han comprado suficientes divisas, entonces la suben para vender mucho más caro, y ampliar sus márgenes de beneficios.

Como hay quienes tienen capacidad para comprar 10 millones de dólares, este jueguito puede dejar a algunos ganancias de entre 40 o 50 millones de pesos en una semana, en base a una ganancia de entre 400 y 500 puntos, que es la que se obtiene si la divisa se compra entre 42 y 43 pesos por dólar, y se vende entre 46 y 47 pesos por uno.

Entre gente que ha dado seguimiento al comportamiento del mercado, hay el convencimiento de que quienes se benefician de ese comportamiento del mercado no van nunca a renunciar a ese juego, tratando de un mercado en el que no funciona la competencia perfecta.

La forma como esto opera ya permite al buen observador darse cuenta cuando en un proceso de baja de la tasa de cambio está llegando el momento en que se va a provocar el alza.

Por eso en la información de la sección económica de ayer se advertía que en los últimos días estaba aumentando el margen de intermediación, una señal que antecede a las alzas de la moneda.

Se indicaba que la señalada historia que el día 12 del presente mes el margen de intermediación de las operaciones con transferencias era de 83 centavos, y que había subido anteayer a un peso con 50 centavos. En el caso de las operaciones con efectivo, el margen había aumentado de 74 centavos a un peso con 85 centavos.

De acuerdo a lo que se había informado, quienes estaban detrás del alza de la tasa de cambio, argumentarían que el Banco Central requeriría dólares para el pago de la deuda externa.

Sin embargo, una fuente de la entidad bancaria oficial informó que el único pago próximo es el de 27 millones de dólares, por concepto de los bonos soberanos, y que el mismo se haría a finales de abril con desembolsos de organismos internacionales, sin recurrir al mercado cambiario.

Además, indicaba la fuente que la emisión monetaria había bajado en 6,100 millones de pesos entre el 26 de febrero y el 17 de marzo, y que los depósitos del gobierno en el Banco Central se habían incrementado en 2,219 millones de pesos.

Pero si esas informaciones son ciertas, no cuentan en el mercado cambiario, porque ayer el dólar desapareció, y sólo se ofertaban tasas de referencia, que cambiaban de un momento a otro.