Cronología de un martirio en el destacamento de Naco

Cronología de un martirio en el destacamento de Naco

La noche que David de los Santos Correa fue masacrado a golpes en el destacamento policial del ensanche Naco probablemente nunca pensó que ese era el principio del fin, que el incidente que horas antes tuvo en un centro comercial terminaría en el oscuro laberinto de la muerte.

De los Santos Correa, de 24 años, murió el domingo primero de mayo por los golpes recibidos de parte de tres reos con los que compartía celda, y quienes según el Ministerio Público actuaron libremente, sin ser detenidos por los agentes a cargo del recinto policial, lo cual los hace cómplices del homicidio.

Según los detalles del caso, ampliamente explicados en la solicitud de medida de coerción contra los imputados, la víctima, que residía en el sector Los Americanos, del municipio Los Alcarrizos, llegó a Ágora Mall a las 6:30 de la tarde del pasado 27 de abril.

En esa plaza se trasladó hasta la tienda Sensses Sun Glasses and Accesories, donde trató “de forma intimidante y extraña” a una de las empleadas del local, identificada como Yesenia Mejía. Ante esa actitud, otra empleada, Pamela Vásquez, le preguntó si lo podía atender, y este le preguntó “¿Usted cree en Dios?”.

La empleada se distanció de De los Santos, quien se acercó de forma alterada y nuevamente le preguntó “Qué le pedirías a Dios?”, a lo que esta le respondió que “Pediría por mi familia, mis hijos”.

De los Santos, según el expediente del Ministerio Público, le inquirió de forma altisonante si estaba segura de lo que decía, y la empleada le dijo “Pediría por mi vida”; inmediatamente él pronunció estas palabras: “Pues pide por tu vida”.

Puede leer: Caso David de los Santos: Los traumas que señala la autopsia

Mejía se quedó en shock, según el relato del Ministerio Público, por lo que Vásquez decide salir a buscar a los empleados de seguridad del centro comercial, pero no encontró a ninguno.

Solo alcanzó a ver a un agente policial que estaba en el área pero que no intervino en el caso.

Al llegar a la tienda encontró a su compañera “tirada en el piso, llorando, le preguntó qué le pasaba, contestando que De los Santos la había amenazado de forma violenta diciéndole “Tú no sabes quién soy yo, en 15 días vuelvo para que sepas quién soy yo”.

Cuando la seguridad de la plaza fue notificada de la situación, Álvaro Beltrán, Yubaris Méndez y Juan Reyes salieron a buscar a De los Santos, a quien encontraron frente a la tienda Zara.

Luego lo llevaron a la oficina de seguridad, y al percatarse de que él estaba violento llamaron a la Policía.

El principio del fin

Alrededor de las 7:00 de la noche llegaron a la plaza los cabos Alexis Montero y Luis David Ortiz, quienes trasladaron a De los Santos hasta el destacamento del sector Naco, en el Distrito Nacional.

Allí fue recibido por el capitán Domingo Rodríguez y el raso Manuel González, quienes fungían como oficial del día y sargento de guardia. Estos lo introdujeron esposado a la celda, donde estaban los imputados Santiago Mateo, Michael Pérez, Jean Carlos Martínez y el haitiano Wistel Pieer.

Según el expediente acusatorio, el ruido que hacía De los Santos molestó a Mateo, Pérez y Martínez, quienes lo golpearon en distintas partes del cuerpo, razón por la cual los agentes policiales rociaron gas pimienta en la celda.

La acción policial molestó aún más a los imputados, por lo que le propinaron otra paliza “asestándole golpes y patadas por todo el cuerpo, sin la más mínima posibilidad de poder defenderse, ya que se encontraba esposado con las manos atrás.

“Al cansarse de golpearlo con los puños tomaron unos tenis propiedad del detenido Wistel Pieer y continuaron golpeándolo durante toda la noche, hasta dejarlo tendido en el piso inconsciente, siendo esto permitido por el capitán Domingo Rodríguez, el segundo teniente Germán García, el raso Manuel González y el cabo Alfonso Decena”.

El 28 de abril los señalados agentes policiales fueron a la celda y encontraron a De los Santos inconsciente, por lo que llamaron al Sistema de Emergencias 911, cuyos paramédicos lo trasladaron hacia el hospital Doctor Francisco Moscoso Puello.

Lee también: David de los Santos habría «amenazado» con volver en 15 días a mujer de tienda en Ágora Mall

Red de mentiras

En la solicitud de medida de coerción se explica que los familiares de De los Santos, fueron engañados por los agentes policiales pues les dijeron que él se encontraba en el destacamento, cuando en realidad ya estaba en el hospital.

El viernes 29, cuando se presentaron al destacamento, les dijeron que había sido llevado al hospital, donde lo vieron con signos de violencia.

Del Moscoso Puello lo trasladaron hacia el hospital Darío Contreras, donde falleció el primero de mayo “fruto de los actos de tortura y barbarie inferidos por Mateo, Pérez y Peña, con la coautoría de los oficiales Rodríguez, García, el raso González y e cabo Decena”.

La primera versión sobre el deceso de De los Santos, ofrecida por la Policía, indicaba que este padecía de problemas mentales y que los golpes que le provocaron la muerte se los dio él mismo.

Historias repetidas en Santiago y Ocoa

El 20 de marzo de este año el peluquero y prestamista Richard Báez, residente en el municipio Santiago Oeste, fue detenido en su residencia por agentes policiales que lo perseguían supuestamente porque les disparó con un arma de fuego.

Báez, que dejó tres hijos en la orfandad, fue trasladado a un destacamento policial, y luego al hospital José María Cabral y Báez, donde murió el 4 de abril a causa de los golpes que recibió en la cabeza mientras estuvo detenido.

Le puede interesar: Caso David de los Santos: Aplazan medida de coerción a implicados en su muerte

En la autopsia se establece que se trató de un homicidio.

Todavía el Ministerio Público no ha rendido un informe sobre ese hecho, aunque se dice que hay 14 policías en investigación, incluyendo oficiales.

Los familiares de Báez argumentan que los policías que lo apresaron lo habrían asesinado porque él se negaba a entregarles 35,000 pesos de la venta de un vehículo.

En otro hecho, cuyas circunstancias se investigan, perdió la vida José Gregorio Custodio, quien fue detenido en San José de Ocoa el 17 de abril, luego que su pareja se querellara por agresión.

Luego de permanecer varias horas en el destacamento, Custodio fue llevado al hospital San José, donde murió el día 19, supuestamente por los golpes que recibió.

La madre de la víctima, Milanda Custodio, asegura que en su lecho de muerte su hijo le dijo que los policías lo masacraron, por lo que exige justica contra quienes provocaron la muerte de su hijo.

Publicaciones Relacionadas