Crudo cierra sostenido por temores geopolíticos y bajos stocks de gasolina

http://hoy.com.do/image/article/301/460x390/0/A667E84D-5A88-4E5F-B1FB-465247910C5E.jpeg

NUEVA YORK, (AFP) – Los precios del petróleo cerraron en alza este viernes, al término de una semana marcada por un aumento de las tensiones geopolíticas, en Nigeria y en Arabia Saudita, y por un nuevo descenso de las reservas de gasolina, a un mes del comienzo de la temporada de alto consumo.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de “light sweet crude” para entrega en junio subió 1,40 dólar a 66,46 dólares.

En el IntercontinentalExchange (ICE) de Londres, el barril de Brent del mar del Norte para entrega en junio ganó 76 centavos, cerrando en 68,41 dólares.

Las cotizaciones subieron más de tres dólares en Nueva York en la semana, luego de una serie de noticias “alcistas”.

Las elecciones presidenciales en Nigeria el fin de semana pasado, cuyo resultado está en disputa, por lo que la oposición exige su anulación, “reavivaron los temores de nuevas interrupciones de la producción en ese país”, sexto exportador mundial de crudo, reveló Antoine Halff, de la Fimat. El mercado teme que la producción nigeriana, ya reducida en un cuarto del total, se reduzca aún más en caso de agravación de la violencia y la inseguridad. Este viernes, el arresto en Arabia Saudita de 172 personas acusadas de tener lazos con la red extremista al-Qaida y de planificar atentados contra bases militares e instalaciones petroleras, impulsaron los precios del crudo. “La producción del país no se vio afectada pero los arrestos probaron al mercado que el mayor productor mundial de petróleo no está a salvo de un atentado”, subrayó Halff.

Los precios también estuvieron sostenidos durante la semana por el anuncio de una nueva reducción de los stocks de gasolina, por undécima semana consecutiva, al aproximarse la temporada de largos viajes en automóvil, que comienza tradicionalmente el último fin de semana de mayo.

Esta reducción de las reservas de gasolina se explica en gran parte por el descenso de la tasa de actividad de las refinerías estadounidenses, que la semana pasada funcionaron a 87,8% de su capacidad, contra 90,4% antes.

“El equilibrio de la oferta y la demanda de gasolina es en consecuencia muy tenso”, subrayó John Kilduff, analista de Man Financial.