CUADRILATERO
Los pesos completos, ¡en capilla ardiente!

CARLOS NINA GóMEZ
Estamos de regreso en la prensa escrita y esperamos que los lectores de HOY se sientan satisfechos con los reportes que les ofreceremos.

Aquí está el primero:

La división de los pesos completos ahora tiene ribetes de ¡aguda crisis!.

Tras la huida del británico Lennox Lewis, quien colgó los guantes abdicando así a su condición de campeón avalado por el Consejo Mundial de Boxeo (CMB), esta categoría entra en un estado de “coma”.

Pero agréguele al retiro de Lewis a lo que le ocurrió a Mike Tyson en junio pasado: Una penosa derrota, por nocaut en el cuarto round ante el desconocido Danny Williams.

Otro elemento que agudiza la crisis de los pesos completos es la decisión del ya explotado y viejo Evander Holyfield de regresar al boxeo activo.

Holyfield anda por ahí haciendo alardes de que puede (?) seguir -¡y hasta ser de nuevo campeón!.

Pese a que ya no puede ni con su alma, Holyfield, quien fuera cuatro veces campeón, regresa a los ensogados en noviembre próximo.

Su rival no importa, pues gane o pierda su permanencia en el boxeo constituye una ridiculez.

A la fanaticada, además, tampoco se interesa que vuelva al cruce de guantes porque ya sus mejores momentos hace tiempo que pasaron.

Por su parte, Roy Jones, el inflado peso completo, decidió no seguir en la división. Volvió a los semicompletos y regresó como campeón.

A pesar de que logró coronarse monarca, al vencer a John Ruiz, el propio Roy Jones sabía -y así lo escribí semanas después de él haber ganado la corona- que no duraría mucho tiempo siendo titular pesado.

Roy Jones, el pasado septiembre, fue noqueado en el noveno round por Glen Johnson y no pudo volver a ser ni siquiera titular de los semipesados. Ya antes había sido noqueado, en el segudo asalto, por Antonio Tarver

La peor época

La división de los pesados atraviesa por su peor época en razón de que en la actualidad boxística mundial no se observan peleadores de alta calidad.

Y mucho menos de carisma. Danny Williams, el afortunado peleador británico que venció sorpresivamente a Tyson, aspira a ser campeón del mundo…¡pero es un proyecto que no se va a materializar nunca!.

Ya la gente no se interesará, para nada, por los combates que se anuncien. Aunque podría haber una excepción porque, por ejemplo, los hermanos de Ucrania, Vladimir y Vitaly Klitchko, están en un buen momento.

Sin embargo, hay que ratificar que, en definitiva, el camino de los pesos completos ya no está en el camino rebozante de millones de dólares…ahora ese camino se ve insertado en un largo túnel ¡tenebroso!.

Pero hay más, el señor George Foreman, quien el diez de enero cumplirá 56 años, anuncia que también regresa a los cuadriláteros.

En mi reciente viaje a Nueva York, donde tuve una estancia de ocho días cubriendo los entrenamientos de Félix -Tito- Trinidad, previos a su combate ganancioso ante Ricardo Mayorga, supe del anuncio de Foreman.

Cuando leí esa noticia y después vi en la televisión hispana de Nueva York a Foreman, no lo quería creer.

Entonces fue que solidifiqué mi criterio de que la categoría de los pesos completos está en “capilla ardiente”.