CUADRILÁTERO
En la controvertida pelea Soto-Lorenzo, ¿quiénes dicen la verdad y quiénes la mentira?

http://hoy.com.do/image/article/336/460x390/0/7E244053-3E4C-424D-98EE-69E7C9D15C78.jpeg

La serie de tres artículos, que escribí en esta columna sobre la controvertida pelea que el pasado 28 de junio protagonizaron el dominicano Francisco “El Ajogao” Lorenzo y Humberto -La Zorrita- Soto, de México, ha ocasionado diferentes reacciones.

 Unos consideran que el Consejo Mundial de Boxeo “tiene razón” al declarar el combate nulo, mientras que otros entienden que “el árbitro Joe Cortez actuó con profesionalidad al declarar ganador, por descalificación, ” a El Ajogao Lorenzo.

Les dejo con algunas de esas opiniones:

 Apreciado Carlos Nina Gómez:

Su servidor vio la repetición de la pelea y ciertamente hubo un desaguisado en la última acción ya que Soto no debió soltar esos últimos golpes-. Sin embargo, de acuerdo a mi apreciacion, no conectó los mismos.

También el árbitro Joe Cortez no protegió la integridad del boxeador en la lona ya que no se interpuso entre ellos en tiempo y forma; tampoco entiendo cómo Cortez, estando tan cerca de la accion, no vio con claridad que los golpes no fueron conectados.

Sabemos que todos somos humanos y podemos cometer errores, tanto Soto, como Joe Cortez.

No creo que sea una injusticia declarar un NO CONTEST la pelea ya que no aprecié que existieran tales golpes. Lo que más condeno es la acción oportunista del peleador Lorenzo ya que se valió de la actuación para fingir que fue golpeado ilegalmente y de esa forma ganar un cinturón  por la vía de la descalificación ya que por medio del boxeo no pudo y no creo que pueda hacerlo, al menos ante Soto.

Si yo hubiera apreciado que efectivamente Soto propinó los golpes, entonces, amigo mío, estaría de acuerdo con una descalificación más que merecida porque no es la forma de ganar peleas.

Demos seriedad al boxeo y al César lo que es del César.

Tengo otras comunicaciones del ingeniero Andrés Hernández Ibarra, José Sánchez, quienes nos escriben de diferentes lugares de Estados Unidos y México, pero sus opiniones las compartiremos con los lectores de esta columna en la próxima entregada, por asunto de espacio.