Cuadrilátero
¡Qué el boxeo olímpico no deje que se vaya Pedro José Día!

(1 de 2)
 “La llegada a República Dominicana del entrenador cubano Pedro José Díaz ha sido una  bendición de Dios”.

La citada frase salió de los labios del ingeniero Bienvenido Solano, histórico presidente de la Federación Dominicano de Boxeo (FEDOBOXA).

 ¿Qué quiso decir Solano al resaltar la llegada al país del experimentado técnico cubano?.

 Sencillo: Que Pedro José Díaz, con su eficiencia, capacidad, disciplina, denonado esfuerzo, trabajo sin descanso (y sin exigencia económica), puso al boxeo olímpico dominicano a vivir una nueva y maravillosa etapa.

Una positiva etapa, y hay que proclamarlo con un romántico recordatorio, como la que vivió el pugilismo amateur dominicano cuando fue dirigido por el nunca olvidado Ruddy Zapata.

La ganancia de la medalla de oro por Félix Díaz Guzmán en los Juegos Olímpicos de Beijing, China Continental, no fue una casualidad.

 La conquista de esa presea dorada fue producto, y esto debe saberse a conciencia deportiva, del eficiente trabajo de Pedro José Díaz quien ha demostrado que es, en la actualidad, uno de los mejores técnicos que tiene el boxeo amateur a nivel mundial.

 En un artículo que escribí la semana pasada expuse que la cúpula del boxeo aficionado comete un “grave error” al enviar a Díaz Guzmán a competir en la Copa Mundial.