Cuadrilátero
Trinidad, testarudez y Don King

–Segunda parte–
CARLOS NINA GÓMEZ
Es realmente una desfachatez de Peter Rivera decir que Tito Trinidad, tras ser humillado por Roy Jones, ahora esté en capacidad de enfrentar a otros grandes del boxeo.

 Y especifica: Pelear de nuevo con Oscar de la Hoya a quien, el 18 de septiembre de 1999, derrotó por decisión dividida y se consolidó como campeón absoluto del peso welter.

Yo, que siempre he sido un admirador del ex triple monarca mundial puertorriqueño, escribí que ya sus mejores momentos pasaron y que por su salud, por Puerto Rico, por los millones de fanáticos que lo idolotran, no debe continuar cruzando guantes. Que no acepte una nueva oferta del señor Don King, Zar del Boxeo y avaro promotor del negocio-deporte. Pero que tampoco acepte el consejo (¿?) de su papá, don  Trinidad Rodríguez, quien sigue de testarudo…testarudo porque ratifica en que su hijo todavía está en condiciones de continuar en el boxeo activo y hasta “volevr a ser campeón del mundo”.

 ¡Qué no empañe más su historia!

 Insisto en que  Rivera, quizás por un asunto de “patriotismo trasnochado”, no sólo afirma que su paisano “debe continuar en el boxeo”.  Fortalece su infeliz criterio al manifestar que “Trinidad debe comenzar a prepararse y lanzar un reto a  De la Hoya”. ¡Qué desfachatez!. Y  ¡Cuánta ignorancia boxística!.