¿Cuál es el lugar más peligroso del mundo para los médicos y por qué?

¿Cuál es el lugar más peligroso del mundo para los médicos y por qué?

Fuente externa.

«Birmania se enfrenta a una represión inimaginable», afirma el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Volker Türk. Desde el golpe militar del 1 de febrero de 2021, el país se ha sumido en el caos, con más de 3.000 muertos y al menos 16.000 encarcelados por oponerse a la Junta. El doctor Lwan Wai (seudónimo que adopta por razones de seguridad) es uno de los que se han unido a las filas del movimiento de desobediencia civil.

RFI: Usted fundó la «Yangon Medical Network», una red de más de 10.000 profesionales de la salud que participan en la resistencia no armada. ¿Los médicos como usted, implicados en la resistencia, ejercen con miedo? 

Dr. Lwan Wai: Por supuesto. Lo que más odia la junta fascista es el movimiento de desobediencia civil. Porque es este movimiento el que les impide obtener la legitimidad que necesitan. Por eso nos odian los militares.

No solo odian a los profesionales de la salud, sino también a los profesores e ingenieros, odian a todos los luchadores de la resistencia. Además, en el sector sanitario, la gestión de la Junta es un fracaso total.

Los médicos que participamos en la desobediencia civil intentamos llenar el vacío dejado por la Junta. De hecho, al ejército no le importa la salud del pueblo birmano. Los soldados están demasiado ocupados deteniendo a la gente, golpeándola brutalmente y matándola ilegalmente.

En un pueblo, un activista de la desobediencia fue degollado por soldados, que luego exhibieron su cráneo a la entrada del pueblo. Sí, efectivamente, vivimos en el miedo, la depresión y la tristeza. Esta es la situación actual en Birmania. Viviremos con miedo hasta el día en que ganemos nuestra lucha.

‘Birmania es el lugar mas peligroso del mundo para los medicos
Fuente externa.

Se cree que la Junta es responsable de la muerte de al menos 2.890 personas, 767 de las cuales murieron detenidas, según una estimación de la ONU. Ante esta represión, ¿cómo puede seguir luchando? 

Dr. Lwan Wai: Ni siquiera mi familia sabe dónde estoy ahora, por razones de seguridad. Vivo escondido y los militares no podrán ponerme las manos encima. En enero de 2022, tuve que dejarlo todo para pasar a la clandestinidad y poder continuar mi lucha contra la Junta. Para no poner en peligro a mi familia, a mis amigos y a mí mismo, tuve que huir. 

Dos años después del golpe y de la llegada al poder de la Junta Militar, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Volker Türk, habla de una «situación catastrófica».  ¿Cuál es la situación en los hospitales del país? 

Dr. Lwan Wai: Incluso antes del golpe de 2021, Birmania figuraba entre los tres países de la Asociación de Naciones de Asia Sudoriental (ASEAN) con peor sistema sanitario. Obviamente, esto no ha cambiado para mejor. Hoy, bajo la junta, Birmania es el lugar más peligroso del mundo para el personal sanitario. Todo el mundo está en peligro. Mientras la junta siga en el poder, no habrá justicia, derechos ni paz en Birmania. 

El ejército había amenazado con cerrar las clínicas dirigidas por médicos que apoyaban a la resistencia. ¿Cumplió la Junta esta amenaza? 

Dr. Lwan Wai: Es una pena, pero por desgracia ha ocurrido. En primer lugar, en la ciudad de Mandalay, los militares impidieron al personal médico atender a las personas que llegaban heridas a los hospitales, porque podían ser manifestantes.

Si se enteraban de que los médicos de una clínica privada participaban en la resistencia, el ejército cerraba inmediatamente la clínica y detenía al propietario. Algunos fueron golpeados hasta la muerte durante los interrogatorios. Esto ocurrió en Mandalay, y luego también en Rangún. Después, en todas partes el ejército controlaba el lugar.

Miles de pacientes no pueden ser atendidos y no reciben tratamiento. Incluso los hospitales públicos están abandonados, porque la Junta no les proporciona nada. El sistema sanitario está completamente colapsado desde la inestabilidad del país. En dos años, el sistema sanitario ha quedado destruido. 

«Una voz, una lucha»: bajo este lema se llama a todos los birmanos a permanecer en sus lugares de trabajo o en sus casas el 1 de febrero, las calles deben estar desiertas. ¿Está organizando esta «huelga silenciosa» para demostrar que el movimiento de desobediencia civil no ha muerto? 

Dr. Lwan Wai: Sí, hacemos un llamamiento a todos los birmanos para que se unan a nuestra huelga silenciosa con motivo del segundo aniversario de la toma del poder por la Junta. Somos una coalición formada por más de 39 organizaciones sindicales presentes en todo el país. Esperamos que todo el mundo participe, tanto en las zonas rurales como en las urbanas. Tiene que ser una movilización masiva. Esta huelga silenciosa tiene lugar entre las 10.00 y las 15.00 horas. Tenemos que demostrar a la comunidad internacional que el pueblo birmano no quiere ser gobernado por una junta fascista y que debe irse.   

Publicaciones Relacionadas