Cualquier desafío será pequeño

http://hoy.com.do/image/article/225/460x390/0/C2B82724-D7C7-494C-B7B5-687B2E7C419B.jpeg

La América Latina y nuestra nación están pasando por momentos extraordinariamente difíciles los cuales hay que enfrentarlos con sentido de Estado, con vigor, con transparencias que es la base fundamental en la que se sustenta el proceso de apoderamiento que es la única forma de lograr una genuina democracia en prosperidad. Con mi experiencia de 38 años de carrera pública y con una gran sed de estudios permanentes, quisiera recibir de ustedes la oportunidad de presentar una serie de apreciaciones que he estado acumulando a través de los años.

1. El modelo latino, tanto político como económicamente, no funciona. Nuestro modelo se ha sustentado en el proceso democrático Occidental, pero fundamentalmente de una manera figurativa más que de fondo. )a que me refiero?. La democracia occidental (donde funciona) es un ejercicio diario de participación y decisión ciudadana; es decir, se sustenta en la magia del apoderamiento. Esta contiene un complejo sistema de contrachequeos que constituye una parte esencial en el equilibrio económico y social.

En los países latinoamericanos (con honrosas excepciones) nuestra democracia es ritual. Tenemos, es cierto, una prensa libre, un sistema judicial mejorado; aún así, el ciudadano tiene poder solo un día cada cuatro años. El resto del tiempo son simples pasajeros de una guagua que solo unos pocos determinan donde nos conducen y de la forma que nos conducen. Así no hay, ni puede haber sentido de apoderamiento, ni puede haber un alto sentido de autoestima ciudadana que son los combustibles esenciales que permiten que una nación sea movilizada con un gran objetivo común. No hay nada más dedicado que un ciudadano que se sienta (en las bellas palabras del cantautor Alberto Cortés) “Río y no laguna, que sea lluvia y que no solo vea llover”

La diferencia entre el fracaso democrático y el éxito, depende exclusivamente de que la clase dirigencial de un país sea capaz de producir un profundo sentimiento de apoderamiento ó no. A mi memoria vienen dos citas, una de parte de uno de los más nobles líderes democráticos del siglo 19 y la otra de un distinguido hombre público y académico de Estados Unidos; una cita es solemne y la otra es práctica. En el medio de la convulsionante guerra civil para liberar los esclavos, el Presidente Lincoln describió la presidencia de la siguiente manera: ” La función primordial de un presidente no es la de ser comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, ni la de asignar, junto al congreso, la recaudación de fondos; no. La función más importante, es la de usar la presidencia como un púlpito para movilizar la conciencia nacional hacia objetivos de progreso y dignidad”.

El otro personaje, el Dr. Larry Summers (actualmente presidente de la Universidad de Harvard y antes secretario de Hacienda en la Presidencia de Bill Clinton) hablando sobre la importancia del apoderamiento para crear una sociedad participativa y próspera dijo:

“En la historia de la humanidad nunca nadie ha visto a alguien lavando un carro rentado”.

El apoderamiento es la base de sustentación de la autoestima ciudadana y consecuentemente provee el combustible espiritual y emocional, que permite realmente la creación de una patria vibrante de energía, creatividad, solidaridad, transparente, con capacidad de sacrificios, y por tanto genuinamente libre. Desde el punto de vista electoral eso podemos lograrlo con una modificación radical de la Ley Electoral que cree los distritos individuales para los diputados, y los subdistritos también individuales para los regidores, permitiendo que cualquier ciudadano que logre el 5% de firmas autentificadas pueda postularse, ya sea para candidatos a diputados, ó a regidores. Fuera partidario de dejar el 10% de las posiciones para ser distribuidas proporcionalmente a los partidos minoritarios.

Esta modificación le daría una genuina participación a los ciudadanos.

2. La otra parte que ha contribuido hacer fracasar, en muchos de los países, el “Modelo Latinoamericano”, es lo que los sociólogos llaman el “efecto de demostración”; o sea, nuestros patrones de consumo (con la ayuda de la propaganda masiva) imita a las formulas de consumo que tienen países altamente desarrollados que tienen un siglo y medio ahorrando e invirtiendo.

Algo tenemos que cambiar, como han hecho los países asiáticos, para comprender que los recursos económicos son finitos y que solo podemos crear una economía vibrante (creadora de riquezas y de empleos) orientando una mayor parte de nuestros recursos a la inversión reproductiva y fundamentalmente a la inversión de capital humano.

Es inconcebible que los países asiáticos (a 8 y 10 zonas de tiempo de los mercados principales) estén creciendo vigorosamente, mientras los países latinos están fundamentalmente estancados. En sumario, por las limitaciones de este acto, con humildad propongo las siguientes sugerencias (que obviamente no son limitativas):

1. La determinación clara de todos de que ninguna nación puede progresar económica y espiritualmente enfrentando los desafíos desde arriba con una concepción inmediatista. El secreto es sencillo, hay que crear, mediante la movilización y la participación de la mayoría de los ciudadanos, una agenda a mediano y largo plazo. Esta debe ejecutarse con las modificaciones que demandan los cambios en las circunstancias.

2. Una mejor reestructuración de nuestro sistema educativo para que llene la demanda de trabajo que exige un mundo globalizado. Gardner, la más prestigiosa firma americana en proyecciones futuras, estima que algo más del 50% de las 500 firmas más grandes del mundo están enviando trabajos (outsourcing) tanto de manufacturas como de servicios, a países en desarrollo, desafortunadamente a Asia (China e India principalmente), y no a Latinoamérica.

Para el 2008 prácticamente todas estarán haciendo “outsourcing”. Todo el sistema educativo tiene que ser movilizado para entrenar y re entrenar en informática e inglés (porque es el idioma de la tecnología y de los negocios) tanto a los estudiantes como a los obreros. De lo contrario estaremos derrochando dos ventajas comparativas: a) nuestra proximidad geográfica y b) el hecho que 1 de cada 7 dominicanos vive en Estados Unidos y Europa.

Si pecamos por omisión ó por comisión, estaremos condenando a nuestros recurso más preciado (nuestras gentes) a salarios de miseria, al desempleo y a la desesperanza.

3. La clase política debe de entender que tenemos que modificar nuestro patrón de inversión, fundamentalmente en Megaproyectos (ya esta pequeña isla tiene 5 modernos aeropuertos internacionales, y no tenemos como debiéramos tener, un país lleno de politécnicos). En 1996 propuse la necesidad de crear una cultura que promoviera los “centros de llamadas” y las “factorías de software”; igualmente lo hice en 1998, pero la creencia es (y me temo que sigue siendo las construcciones de grandes centros, etc), y no es así. En 1998 el Primer Ministro electo en Andreas Pradesh (el estado más pobre de la India) contrató decenas de galpones y buscó decenas de profesores que especialmente entrenaran a los técnicos y lo hicieron “Microsoft Certified” (Certificados de Microsoft), y ya en el 2003 exporta cerca de 2 billones de dólares en software y se emplean decenas de miles de con buenos salarios. Hace muchos años, más de 40 para ser exacto, que estudié un curso de filosofía básica, todavía me acuerdo de algo que más ó menos escribiera Epícteto “El gran Líder no es el que le sube el tamaño del techo a los ciudadanos, sino aquel que los hace libre”.

4. Estoy convencido que la mayor creación de riquezas que una nación tiene es el tiempo libre de que disponen sus ciudadanos, cuando tienen un claro sentido de propósitos y de objetivos para aumentar el bienestar social en sus barrios, aldeas y pueblos, especialmente cuando están motivados y movilizados colectivamente. En una situación así, el crecimiento económico, político y espiritual es enorme y los desafíos por grande que sean son pequeños.

Es lo que Bacon en uno de sus ensayos de filosofía dijo: “No hay nada más incontenible que una idea cuyo tiempo ha llegado”. Es lo que pasó en Estados Unidos, en enero del 1942, luego del ataque inesperado de Pearl Harbor. Se dice que Franklin Roosevelt invitó en uno de los estadios de pelota a decenas de miles de líderes sociales de todo Estados Unidos. Ellos estaban apabullados por la destrucción de la Armada del Pacífico que llevó 30 años construirla; a la entrada recibieron velones. Dicen que Roosevelt les dijo: la Armada que dicen los expertos que llevaría diez años construirla, nosotros la haremos en 2 años; dijo no hay nada superior a una nación movilizada apoyando una causa justa. Era de noche, y pidió que todos encendieran las velas y luego mandó a pagar las luces del estadio, y el resplandor de las decenas de miles de velas fue infinitamente superior. El resto de la historia es ampliamente conocido.

5. El último año y medio, luego de mi salida del gobierno, me he permitido sumergirme en un proceso profundo de estudios y de instropección acerca, tanto de mi vida como de mi profesión, la cual inicié hace 43 años, y jamás he dejado de estudiar por lo menos 3 horas al día. Varias veces he pensado cuales son los requisitos básicos de un economista que se respete, )serán sus estudios académicos? desde luego que es uno de los requisitos básicos. )Serán sus experiencias y sus vivencias?, desde luego que la son. )Será su capacidad de no sentir requemor de trabajar con otros economistas que conozcan más que uno en algunos campos?, seguro que sí. )Será estar conscientes de los cambios permanentes en el campo de la teoría económica como ha ocurrido con la aplicación conductual (Prospect Heory) de parte de Gary Becker, Ackheman, y otros?, desde luego que sí. Asimismo, los efectos que tienen la presencia de Asimetrías (teoría de la cosecha del Dr. Joseph Stijlitz también premio Nóbel) donde se planteó el efecto que tienen las asimetrías en deformar los resultados de la economía clásica, el hecho de que pequeños sectores tengan acceso a informaciones que la mayoría no tienen. Esto demanda poseer una gran dosis de humildad como de sentido común. He llegado a la conclusión, usando un ejemplo médico que quienes somos economistas no debemos usar el “concepto lineal” de los “rayos X”, sino el concepto más dinámico, más profundo y más real de la “Resonancia Magnética”. Pienso que cualquier plan y más en situaciones difíciles está condenado a tener serios problemas si la generalidad de los ciudadanos no están conscientes del porqué de las decisiones, y aún más cual serían las consecuencias de la inacción. En palabras más sencillas, cualquier acción para poder tener éxito dependería de una percepción correcta de la mayoría de los ciudadanos o lo que hoy algunos llaman técnicamente “agentes económicos”.

En estos momentos hay muchos dominicanos que se sienten inciertos del futuro, yo sin embargo, me asombro del enorme potencial de este país:

a) Los dominicanos de nuestra diáspora envían 2 billones de dólares al año, sin recibir el incentivo que se han ganado con creces.

b) Un turismo vigoroso.

c) Una Zona Franca con gran potencial.

d) Doscientos mil jóvenes de escasos recursos, que con enormes sacrificios, van a la universidad.

e) Un patriotismo generalizado que impide el vandalismo, aún antes extensos apagones.

[b]¿Qué necesitamos y que necesitaremos?[/b]

1. Entender que este es un pueblo verdaderamente inteligente y maduro, dispuesto a los mayores sacrificios si se le explica con transparencia que es lo que hay que hacer, cuales serán los sacrificios (y que estos sean compartidos inversamente proporcional, para que sean menos onerosos mientras más pobres sea el ciudadano), y cual será el “mapa de ruta” que les enseñará el tiempo y la dimensión de la mejoría. Estoy convencido que esta nación, con inmensa capacidad de rebote y de madurez, enfrentará con éxito la presente y cualquier crisis si se combate con transparencia, apoderamiento, y con la creatividad para cambiar el modelo económico y político de América Latina que ya no funciona.

En este pueblo querido de Mao, donde nací, nació mi madre, mis tíos, y mi abuela y donde mi padre con un doctorado en medicina de París vino aquí por el amor de una maeña, quiero expresarle a ustedes mi agradecimiento a que los 2 honores más grandes que he recibido en mi vida me lo han dado ustedes:

a) Haber obtenido 60% del voto en Valverde, no obstante haber partido para Santiago cuando niño. Me asombro cada día de ese “salto de fe” que ustedes hicieron por mi; y

b) el acto de hoy declarándome Hijo Meritorio.

[b]Quisiera terminar con una plegaria:[/b]

Señor: Con profunda humildad y amor te pido en mi pueblo por mi patria; sus ciudadanos, son humildes, solidarios y trabajadores. Permíteles Señor, que se abran las puertas y las ventanas de la nación para que todos comprendamos, Señor, que los esquemas que funcionaron imperfectamente en el pasado ya no funcionan; que todo cambia todo el tiempo, y que por tanto, Señor, necesitamos que nos de la creatividad y la capacidad para modificar nuestro accionar y nuestras actitudes permanentemente. Pero sobre todas las cosas te suplico en este momento que me acerco al invierno de mi vida, Señor, que nos guíe con tu luz, para que tus hijos de esta nación creen un país donde prevalezca la libertad genuina que es aquella que únicamente puede sostenerse con el apoderamiento masivo de sus ciudadanos.

Gracias, Señor, gracias por tu magnanimidad y por el amor que siempre nos ha demostrado en los momentos definitorios de nuestra historia. Señor, estoy convencido que con tu apoyo y tu guía cualquier desafío será pequeño.

——————-

(Palabras expresadas en un acto de reconocimiento de su común natal de Mao, el 23 de noviembre del 2003, acerca de sus vivencias y sus percepciones como hombre público por cerca de cuatro décadas).