¿Cuán profunda es la pobreza y la desigualdad en Haití?

En 2012, la tasa oficial de pobreza en Haití era de 58.7% (casi 6 millones de personas) y la de extrema pobreza era 23.9%. En las zonas rurales, donde vive el 52% de la población, la pobreza general era más intensa (75.2% de la población) que en las zonas urbanas (50.6%) y era mucho más baja en la zona metropolitana de Puerto Príncipe (29.3%) donde vive el 22% de la población.

Estas estimaciones se obtuvieron de la Encuesta de Condiciones de Vida (EVMAS 2012), que definió la “línea nacional de pobreza” haitiana para 2012, en un ingreso inferior a 82.2 gourde por persona por día y la pobreza extrema por debajo de 41.7 gourde. Esos umbrales de ingresos convertidos a pesos dominicanos de 2012 para una familia de cinco miembros, equivalían a RD$13,159 y RD$6,676 mensuales.

Según la “línea oficial de pobreza” dominicana en 2012, un ingreso por familia de cinco miembros inferior a RD$21,774 era de pobreza e inferior a RD$9,643 de pobreza extrema. Es decir, la “línea oficial de pobreza” general dominicana era 1.65 veces más alta que en Haití y la de pobreza extrema era 1.44 veces, estando la línea de pobreza general haitiana más cerca del umbral de pobreza extrema dominicano que de la pobreza general. Parecería que la pobreza general haitiana era casi equivalente a la pobreza extrema dominicana.

No dispongo de la base de datos de la encuesta de Haití, pero si se le aplicara a Haití la línea de pobreza oficial dominicana muy probablemente la tasa de pobreza haitiana alcanzaría más de 90% (por lo menos 9 millones de personas) y la pobreza extrema sería más del 40%.

No sólo la pobreza haitiana era excepcionalmente elevada, sino que la concentración del ingreso de Haití (Gini de 0.61) era un 25% superior a la concentración dominicana (Gini de 0.49), lo cual convierte a Haití en el sexto país de mayor concentración del ingreso en el mundo mientras que RD ocupa el lugar 29. En Haití, el 20% de la población más pobre recibía el 0.9% del ingreso, equivalente a menos de la cuarta parte de lo que absorbía en RD mientras el 20% más rico se quedaba con el 64.3% del ingreso, un 15% más de lo que acaparaban el 20% más rico de los dominicanos.

Esos niveles de desigualdad y pobreza de Haití son una aberración y demandan una profunda transformación (¿revolución?) social.