Cuando la personalidad tiene un límite, ¡cuidado!

Cuando la personalidad tiene un límite, ¡cuidado!

Trastorno de Límite de la Personalidad. Una especialista en psiquiatría afirma que es un patrón dominante en la conducta que se caracteriza por falta de regulación de las emociones…

Si ves a una persona que de repente cambia de humor; incapaz de mantener relaciones saludables; que con frecuencia idealizan a alguien y de repente la devalúan, ¡ojo! podría tratarse de un padecimiento del trastorno de límite de la personalidad.

El trastorno conductual denominado Límite de la Personalidad, TLP o Borderline (Límite), que según especialistas en el área suele aparecer en la etapa de la adolescencia y alcanzar su mayor expresión en la adultez temprana, consiste en cambios bruscos o constantes en el humor, con frecuentes estallidos de ira.

Se manifiesta también en la incapacidad de la persona para sostener relaciones saludables, ya que por lo general presentan temor exagerado al abandono, llegando incluso a conductas desesperadas si perciben el abandono, ya sea real o imaginario.

Así definió este comportamiento la doctora Yasury Borromé de Casilla, especialista en psiquiatría, psicoterapeuta médica y especialista máster en intervención en crisis y traumas, en entrevista para ¡Vivir!

Afirma la doctora Borromé de Casilla, del Centro Intervención Diagnóstica, que estas personas también suelen tener conductas compulsivas, tales como compras, juegos, gastos irresponsables, así como con las comidas, la afectividad, la cognición y la impulsividad, acompañados estos de episodios depresivos, ansiosos o consumo de sustancias controladas.

“Todos estos cuadros adjuntos podríamos decir que si este patrón es persistente en el tiempo, estaríamos hablando del trastorno límite de la personalidad, que se manifiesta en baja intensidad (síntomas poco expresados pero evidentes) o alta intensidad (episodios más bruscos y exagerados)

¿A qué se debe este trastorno? Indica la especialista que entre las teorías de causas se encuentran: ambientes familiares caóticos, abusos y el abandono traumático de las figuras paternas.

Puede afectar a cualquier persona sin importar su posición socioeconómica, siempre que padezca alguna de las experiencias antes descrita

¿Qué tan frecuente es este trastorno? Aunque no existen estadísticas fidedignas en el país e incluso a nivel mundial, debido a que se ha observado que este trastorno “es infra diagnosticado en proporción a la realidad de su prevalencia”, dice la psiquiatra, se estima en un 1.6% “pero podría ser tan elevada como en un 5.9% a nivel mundial, siendo más frecuente en las mujeres que los hombres”.

Señala asimismo la especialista que otra de las características de este trastorno de límite de la personalidad es que las personas suelen tener relaciones inestables o conflictivas y autodestructivas, incluyendo autolesiones o conductas suicidas, acompañados de una sensación crónica de vacío y que afecta principalmente las relaciones interpersonales, la imagen que tienen de sí mismas y por tanto su calidad de vida.

¿Este trastorno es curable? Refiere la doctora Borromé que al ser un problema de personalidad es un trastorno que se puede controlar, manejar con psicoterapia, y en las ocasiones en que lo ameriten con fármacos para buscar la estabilidad en quien lo padece, ya que en las edades de los 30 a 40 años, en casi la mitad de los que padecen este trastorno tienden a desaparecer los síntomas.

Relaciones sociales y profesionales en personas con este trastorno. Según la doctora Borromé, estas suelen ser personas abrumadoras, conflictivas; pocas veces sostienen amistades por un largo tiempo, debido a que tienden a devaluar a las personas con facilidad aun luego de idealizarlas; “pasan de la idealización a la devaluación fácilmente”.

Respecto al ámbito profesional, indica la especialista que quienes padecen este trastorno podrían tener éxito profesional si trabajan para manejar la regulación emocional. “Por lo general son brillantes en diferentes áreas, y una vez logran alcanzar la autorregulación pueden destacarse en las áreas a que se dediquen”.

¿Se puede evitar este padecimiento? Afirma la especialista que sí, que es fundamental la forma de la crianza, la cual debe basarse en brindar al niño o adolescente un espacio emocional seguro, que se sienta acogido, con sentido de pertenencia con amor desde los primeros años de vida.

La persona que ya ha sido diagnosticada con este trastorno, dice la doctora Borromé, requiere de la atención de un especialista, un profesional, “porque el entorno familiar suele convertirse en un detonador, ya que las relaciones más caóticas las sostienen con los más cercanos. Es esencial brindarles a estas personas contención emocional en todo momento”.

La doctora Yasury Borromé de Casilla es creadora de “Psiquiatría Consciente”, y ofrece sus consultas en Resiliencia del Centro Intervención Diagnóstica (CEID).

Las personas con trastorno de límite de personalidad suelen tener cambios bruscos; conductas compulsivas en compras…

El Trastorno Límite de la Personalidad

La doctora Yasury Borromé de Casilla dictó una conferencia con este tema a un grupo de estudiantes de diferentes universidades, pertenecientes al programa educativo de la Asociación Dominicana de Estudiantes de Medicina (ADOEM).

Se trata de un subcomité educativo cuyo objetivo es la orientación a estudiantes de esta área del saber, acerca de las diferentes patologías, a través del “Taller sobre manejo de Psicofármacos en Salud Mental”, en el que la doctora Borromé abordó el tema Trastorno Límite de la Personalidad.

El programa educativo incluye las universidades Iberoamericana (UNIBE), Autónoma de Santo Domingo (UASD), Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC), Pedro Henríquez Ureña (UNPHU) y Central del Este (UCE).

Las charlas-taller están conformadas con un total de seis módulos impartidas semanalmente, dos por día. Fueron dictadas los días 4, 5, 11 y 12 de este mes de junio.