Cuando la protesta es la única forma de reclamar

http://hoy.com.do/image/article/145/460x390/0/ABFC37CD-2B43-486B-958D-36027847FC38.jpeg

JOSE ALFREDO ESPINAL
j.espinal@hoy.com.do
SANTIAGO.- Los moradores del barrio San José La Mina pierden cada día sus esperanzas en el gobierno. Esta comunidad ahora solo cree en las protestas como única alternativa de que su sueño como pueblo no se esfume como ha sido costumbre en los últimos cinco años.

Y es que 17 personas heridas, más de 40 apresadas y trece paros laborales, algunos de ellos violentos en los últimos años, al parecer aún no son suficientes para que sus demandas sean atendidas.

Los moradores de esta comunidad ubicada en la parte sur de esta ciudad, vienen reclamando de Obras Públicas y el Instituto Nacional de la Vivienda (INVI) el asfaltado de sus calles y la construcción de casas tras los derrumbes que han obligado a 11 de 16 familias, a tener que abandonar sus viviendas.

Decenas de  familias, de las mil que viven esta barriada,  corren el riesgo de que   sus ranchos se hundan, tras la mala práctica en la instalación de una tubería de la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santiago (CORAASAN), que ha provocado los deslizamientos de tierra.

Los dirigentes comunitarios y miembros de la Junta de Vecinos y del Comité de Defensa Barrial de San José La Mina, José Francisco Consuegra y Alejandro Rodríguez, dijeron que la única obra que ha hecho el gobierno fue la terminación de la escuela básica “Padre Vidal”.

Pero dijeron que el centro educativo fue construido porque el Ayuntamiento donó los terrenos, tras  cinco huelgas hechas al gobierno por la comunidad.

Además de la reubicación  a las familias afectadas por los derrumbes y el asfaltado de sus calles, los dirigentes comunitarios demandan de la construcción de un centro comunal.

Consuegra dijo que las únicas obras realizadas en esta comunidad se han hecho por iniciativa del Ayuntamiento Municipal, como la construcción de aceras  y contenes y una cancha de baloncesto.

Pero el temor se hace más obvio en las palabras de Marianela Sánchez, de 54 años: “Yo tengo 22 años viviendo en este barrio y mi temor ha sido en los últimos tiempos que la tierra me trague. A pesar de que nos estamos hundiendo, el gobernador José Izquierdo  dice que nosotros estamos protestando por costumbre”.

Las claves

1. ¿Y las cartas?

Dieciocho cartas han entregado los dirigentes comunitarios a las autoridades: dos al presidente Leonel Fernández, 14 al INVI, una al director general de Desarrollo de la Comunidad y otra a la secretaría de Obras Públicas.

2.  ¿Y los ricos?

 San José La Mina está ubicado en el sur de Santiago, en medio de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM), el sector de la Villa Olímpica y entre las urbanizaciones El Embrujo Tercero y Las Pramas.

3.  Sin ningún derecho

Ayer los dirigentes de la comunidad  fueron impedidos por la Policía  de protestar en reclamo de sus reivindicaciones.