Cuando los niños tienen amigos Imaginarios

AMIGOS IMAGINARIOS

Es común que en la vida de los niños en edad de dos o tres años aparezcan “amigos imaginarios” que los acompañen en su diario vivir.

La psicóloga infanto-juvenil Roxana González asegura que esto se debe a que muchos niños se sienten solos o son hijos únicos que buscan en esta figura que crean en su cabeza, compañía para sentirse bien debido a que se sienten muy solitarios.

Asegura que el amigo imaginario es normal hasta cierta edad, o hasta que el niño comienza a asistir al colegio y a socializar con otros de su edad.

“Si el niño se siente cómodo en su nuevo grupo de amigos y ya no siente soledad, no debería seguir con su amigo imaginario”, asegura la experta.

La especialista advierte que si ya el niño está en un ambiente escolar y aún sigue buscando ese amigo que ha creado, producto de su imaginación, los padres deben buscar ayuda en algún profesional de la conducta, porque ya esta actitud no es normal, debido a que la posible carencia afectiva que podría tener en el hogar, ya tienen de cierto modo solución con los nuevos amiguitos de la escuela.

Otro factor que señala la experta es la edad para que un niño pueda tener un “amigo”, señala que después de los siete u ocho años ya esta conducta es anormal, aunque explica que en edad temprana, los niños que tienen estos amigos imaginarios son más creativos

La profesional de la conducta asegura que los niños tienden a ponerles nombres a sus nuevos amigos y hacerlos parte de su vida diaria, porque se sienten poco queridos y hasta suelen crear la figura de un hermanito para llenar el espacio vacío.

La psicóloga explica que los padres no deben alarmarse ante esta situación, porque en algunos casos ésta moldeará la imaginación y creatividad del infante.

“Esta conducta no tiene por qué incidir en el desarrollo del niño, cuando es dentro de la edad normal, el problema aparece cuando se tiene un niño de avanzada edad todavía con “amigos imaginarios”.

Generalmente los infantes utilizan animales, súper héroes y niños del mismo sexo -a los que les ponen nombres y les crean su propia personalidad- para personificar a su compañero de juego.

Estudios realizados. La experta relata que se realizó un estudio con niños de Norteámerica con menos de siete años de edad, el cual arrojó que en algún momento de su vida habían tenido un “amigo imaginario”, poniendo esto de manifiesto que es normal hasta cierta edad, este tipo de comportamiento.

Otro estudio, llevado a cabo por la Universidad de Manchester, Inglaterra, con niños de entre tres y seis años, comprobó que los que tenían amigos imaginarios presentaban un vocabulario más rico en palabras más acabadas y además de tener mas creatividad que el resto de sus compañeros que no habían experimentado ese “amigo”, dijo González

Los dos estudios concluyeron que esta actitud es favorable para los menores que están siempre rodeados de adultos, ayudándolos -en la adultez- a salir de situaciones difíciles debido a que tienen un nivel superior de enfrentar la soledad, mayor al de niños que no experimentaron esta experiencia.

Roxana González explica que esta práctica ayuda hasta en el nivel cognitivo y comunicativo, siempre que no sea una psicosis que precisara de ayuda psicológica.

“Esta conducta le ayudará a expresar sus miedos, sus alegrías, sus inquietudes y sus más profundos deseos. Los niños son conscientes del mundo real, pero a esas edades todavía les cuesta asimilarlo y aceptarlo tal como es. Por esta razón ellos crean un mundo donde todo es posible, permitido y solucionado”, señala la psicóloga

Es por ello la necesidad de que los padres sean pacientes con los infantes y dejarlos pasar por su etapa sin reclamos ni insultos.

Pero con el cuidado de no caer en su mundo de fantasías ni estimularlos, además pasar tiempo de calidad con ellos ayudará significativamente, explica la doctora González.